31 de Mayo, día Mundial sin Tabaco

Todos tenemos un familiar o un conocido que ha caído en las garras del tabaquismo, algunos han logrado salir, otros incluso han tenido enfermedades graves vinculadas a este hábito y muchos han perdido la vida. ¿Cómo podemos ayudar?

Columnistas

25 Artículos


31 de mayo de 2019

Hay patologías que están estrechamente vinculadas con el estilo de vida que adoptamos. Con aquellos hábitos que incorporamos a nuestro quehacer cotidiano y que algunos en sus comienzos nos parecen casi inocuos, sin embargo hasta pueden llegar a producir la muerte.

Uno de esos hábitos es el tabaquismo. Se trata de una verdadera adicción. El problema es que esta socialmente aceptado y por eso no resulta tan chocante su existencia, sin embargo, cobra muchas vidas cada año. 

Es una enfermedad que se caracteriza por la dependencia a la nicotina y debe ser tratada como una enfermedad.  Además posee en su estructura, otras sustancias que son como un veneno para el organismo del ser humano. 

Estudios científicos mencionan que hay miles de sustancias toxicas y cancerígenas a las cuales están expuestos los fumadores, tanto los activos como los pasivos. Y aunque no solemos hablar de ellos, también se ven afectadas las mascotas que viven en los lugares donde hay fumadores.

Hace algunos anos se conocieron en el mercado, los llamados “cigarrillos light”, que se vendían promocionando que eran reducidos en sustancias tóxicas. Pero en realidad, pronto se supo que solo eran reducidos en la cantidad de nicotina, que el alquitrán y todas las sustancias nocivas y cancerígenas que se encuentra en el cigarrillo, no podían reducirse y por lo tanto el daño era el mismos. 

Hay quienes se defienden diciendo: – mi abuelito fumó toda la vida y se murió de viejo y no de cáncer de pulmón –  Es verdad que los organismos pueden reaccionar de distinta forma frente a los mismos causantes. Pero los daños a la salud son innegables cuando se trata del tabaquismo. Y para completar el panorama, una vez que se ha incorporado el cigarrillo a la vida cotidiana de una persona, es muy difícil abandonarlo.

De este tema conversaremos con la doctora Mariana Alfaro, Médica de Familia y Magíster en Tabaquismo.  

Es un tema que toca a muchas familias. Todos tenemos un familiar o un conocido que, o ha caído en las garras del tabaquismo, algunos han logrado salir, otros incluso han tenido enfermedades graves vinculadas a este hábito. 

Es importante destacar que en la actualidad no hay mucha diferencia entre fumadores hombres y mujeres … ¿no?

Dra. Mariana Alfaro: Se ah equiparado mucho el porcentaje entre hombres y mujeres, pero además está caracterizada como una enfermedad que es una epidemia mundial porque se lleva 5 millones de muertes al año en el mundo. Y en nuestro país (Argentina) no es menor, si bien la prevalencia con las cuestiones políticas y decisiones a nivel de salud pública han mejorado la prevalencia está bien en baja, pero sigue siendo de un 22% aproximadamente según lo medido en una encuesta el año pasado. 

Siempre que hablamos de tabaquismo pensamos directamente en el cáncer de pulmón, pero ¿puede haber otras manifestaciones en cuento a patologías asociadas? 

Dra. Mariana Alfaro: Totalmente, ya vamos a hablar un poco más sobre los tóxicos, pero si bien es una enfermedad toxica también desoxigena. El monóxido de carbono, uno de los gases más importantes emitidos al fumar, tiene 200 veces mas afinidad por el glóbulo rojo que el oxígeno. Por lo tanto, la sangres esta desoxigenada, además de todos los tóxicos añadidos por el tabaco. Esto hace que a nivel sistémico haya muchos otros efectos por fumar, además del cáncer que es al que uno le tiene temor, pero si bien la parte respiratoria es la mas afectada, puede haber enfermedad pulmonar obstructiva crónica que también es una enfermedad que invalida y tanto o mas terrible que el cáncer porque estos pacientes pueden terminar con dependencia de oxígeno. 

Y si uno piensa ¿qué ganaría yo dejando de fumar? Vamos a ganar años de vida, porque la expectativa de vida de un fumador es mucho menor, por lo menos de 6 a 10 años menos que un paciente que no fuma. En lo que se refiere a la parte cardiovascular, que es la causa de mayor mortalidad también va a haber una disminución de riesgo de infarto, al año sin fumar, ya que se disminuye en un 50%. 

Todo lo que es enfermedad vascular periférica que son obstrucciones a nivel de las arterias mas que nada en los miembros inferiores también mejora sin fumar al año o a los 5 años. Y el riesgo de cáncer tanto del aparto respiratorio como de canceres asociados a la parte digestiva y la parte oral, boca, lengua, laringe, esófago, estomago, y el resto de los canceres, tiene diferentes disminuciones por la razón de que el tóxico está en la sangre, pero ya a los 5-6 años ya se equiparan con un paciente que nunca ah fumado. 

Hay algo que es muy notorio en el tabaquismo y que por ahí en otras patologías no se da, el ser algo que adquirimos como habito, decidiendo. Pero a la ves estamos desparramándolo a quienes están a nuestro alrededor. Porque ese humo y las sustancias toxicas no solo nos afectan a nosotros, sino que lo compartimos y contaminamos el ambiente. 

Eso es lo que llamamos humo de segunda mano. Esto también tiene una alta incidencia en lo que es mortalidad, en el aumento de enfermedades y muertes por el tabaco ajeno. Hay un 46,8% de personas en la población que relatan haber estado en la exposición de humo de tabaco de segunda mano. Es un alto porcentaje. Si bien esto se refiere a estar expuestos tanto en un ambiente laboral como doméstico. 

En el ambiente laboral, con las leyes y las acciones públicas en los últimos años, eso ha mejorado de alguna manera porque sabemos que, en nuestro país, esta prohibido fumar en lugares cerrados, pero esta es una legislación de los últimos años, porque durante mucho tiempo esto no se cumplía. 

Hay personas que trabajan al aire libre también. Nosotros lo pensamos en un ambiente cerrado, pero en nuestra ley de tabaco también están legislados los ambientes abiertos y públicos. Por mas que trabajemos en la calle o yendo y viniendo, que eso permitiría un consumo de tabaco, si estamos en lugares rodeados de gente también estaría prohibido fumar por estos riegos de enfermar a otros con nuestro humo. 

Una de las cosas que llama la atención es cuando vemos a chicos muy chiquitos que ya comenzaron a fumar.  ¿De qué manera se puede ver afectado su crecimiento, su desarrollo?

Dra. Mariana Alfaro: Tiene que ver con los tóxicos que van al torrente sanguíneo y en los adolescente tiene una desoxigenación importante  y esto provoca que la masa muscular no se desarrolle de la forma en que debería, produciendo alteración a nivel metabólico generando más osteoporosis. Son también personas que tiene riesgo a generar más problemas respiratorios. Son cuerpos más vulnerables a los efectos del tabaco. Si bien ya con las políticas en salud, se ha logrado que la edad de inicio se postergue y que la consciencia en general pueda ser diferente. 

¿Cuáles son todas las sustancias que están dentro de un cigarrillo? 

Dra. Mariana Alfaro: Se conocen más de 4 mil sustancias toxicas de las cuales 50 ya son cancerígenos conocidos, el más cancerígenos es el alquitrán. Dentro de las sustancias, que son en bajas dosis, existen sustancias como la acetona, que usamos para el quitaesmalte, el cadmio que se usa en baterías. Hay una sustancia que se llama DDT que se usa en insecticidas, el arsénico, amoniaco que hace que la adicción sea más fuerte y se pegue mucho mas a nivel del sistema nervioso. El plomo, el estireno que es para plástico y acrílico, mercurio, pireno, monóxido de carbono que es un gas emitido en la combustión, naftalina, metanol, benzopireno. 

¿todos los cigarrillos tienen estos componentes? 

Dra. Mariana Alfaro: Todos tiene estos componentes que tiene que ver con lo que las empresas tabacaleras le ponen. Si bien estas empresas hacen todo una movilización para disminuir la visibilidad el humo, para disminuir el sabor, para que no sea tan chocante o que no haga pastosa la boca, le ponen aditivos de menta, chocolate, sino que por el proceso del tabaco en la quema de la hoja, el estacionamiento de la hoja, se generan algunos tóxicos que vienen en la hoja y otros que se generan por la quema de esa hoja. 

Y aquí derribamos el mitos de la gente que dice: “Yo me armo mis propios cigarrillos porque es más sano” y en realidad no es más sano, tiene que ver con las sustancias que se generan en la misma hoja del tabaco. 

¿Es verdad que los cigarrillos con o sin filtro son más o menos sanos? 

Dra. Mariana Alfaro: No, no existe el tema del filtro. Las sustancias llegan igual. No hay forma de detener el daño con los cigarrillos light que dijimos al comienzo. La verdad es que el cerebro de un adicto sabe la cantidad de nicotina que necesita para funcionar, por lo tanto fumaria mas lentamente un cigarrillo normal que un cigarrillo light ya que no tienen la misma potencia. 

¿Va en aumento la necesidad de fumar en el que comenzó fumando uno o dos cigarrillos?

Dra. Mariana Alfaro: Exacto. Yo no lo llamaría de habito porque es una adicción. Esto del habito esta muy arraigado porque vemos el fumar como algo permitido. Yo lo llamaría adicción porque realmente por lo que produce y las características que tiene, provoca una necesidad de buscar la sustancia y genera dependencia a ella, con una tolerancia que tiene que ver con la cantidad que comencé fumando y la que fumo ahora. El cerebro genera más receptores para nicotina y me hace mas tolerante a esa droga por lo tanto con el tiempo voy a necesitar más droga para producir el mismo efecto. Además si la saco de repente voy a generarme síntomas negativos o sea síndrome de abstinencia, por eso esta dentro de lo que se llama adicción. 

Justamente, por eso el proceso de dejar de fumar y el acompañamiento profesional es paulatino ¿no? Porque no se lo puede retirar de golpe. Entonces, ¿Cómo es el proceso? ¿cómo llega el paciente a la consulta? ¿Cómo es que se llega a la instancia en que el paciente dice: “bueno voy a dejar de fumar”?

Dra. Mariana Alfaro: Creo que tiene que ver con un proceso de aceptación. Tenemos mejores resultados si el paciente realmente quiere venir a la consulta. Tenemos algunos casos en los que los familiares le sacaron el turno y ellos realmente no querían venir. En esos casos, igual trabajamos, tratamos de influir en sus ideas y hacer que el paciente decida dejar de fumar. 

El paso mas importante es decir: “no puedo con esto, necesito ayuda y la busco”

Dentro de lo que es el tratamiento se ha visto científicamente que el dejar de golpe es mucho más efectivo que dejar de apoco. Ya que si vamos bajando la cantidad la persona va a ir fumando mas profundamente el cigarrillo que le queda. Lo mejor es dejar de manera abrupta con el acompañamiento terapéutico de un médico especializado, para romper la rutina con el cigarrillo. No solo los hábitos de horarios para fumar, sino también con la relación emocional que produce al conectarlo con otras sustancias estimulantes como el café, mate y el alcohol.  Entonces se trabaja a través de un tratamiento básico sobre el cambio de hábitos, por ejemplo: aumentar la actividad física, cambiar la dieta y  acompañar el proceso con un terapeuta que  trate la ansiedad y la angustia. Existen otras opciones básicamente orientados a pacientes más severamente dependientes, donde podemos usar ciertos fármacos para disminuir el síndrome de abstinencia.  

¿Hay pacientes que van a una consulta por alguna enfermedad especifica y el medico les dice: usted debe dejar de fumar?

Dra. Mariana Alfaro: Se da cuando el paciente fue diagnosticado y es derivado o se auto deriva al consultorio y se asusta. Es un arma de doble filo el susto porque cuando me siento bien aflojo un poco. Entonces lo mas importante es la decisión profunda para avanzar con el tratamiento. 

Y en contraparte, el cigarrillo está vinculado a lo social o a los momento de ocio, esas es una parte muy difícil de manejar.

La adicción es compleja por esa razón, si fuera solo la parte química podemos tratarlo con fármacos y listo. Pero está relacionado con lo social, la parte psicológica y la parte espiritual. Cuando fumo, mi comportamiento cambia y mi vida empieza a girar en torno al cigarrillo, por eso es tan complejo. Pero no hay nada que no se pueda lograr con un poco de ayuda y con orientación en el sentido de cambiar los hábitos.

¿Es verdad que todo el mundo engorda, cuando está intentando dejar de fumar?

Dra. Mariana Alfaro: Es una realidad. Porque la nicotina tiene un efecto levemente anorexígeno, y además estimula el metabolismo en unos 250-300 calorías por día. Entonces, si pensamos que el paciente va a seguir comiendo lo mismo de siempre y haciendo su actividad normal dejando de lado el cigarrillo, se espera que aumente de 3 a 4 kilos. Ahora si la persona se dedica a comer y satisfacer su ansiedad con la comida allí comienzan los problemas y la persona aumentará de 10 a 15 kilos por dejar de fumar. Una opción muy buena es agregar una actividad aeróbica que me ayude a gastar las calorías aumentadas por el cambio de metabolismo. 

Además, el ejercicio puede ayudarnos con el tema de estar menos irritables y nerviosos. 

Dra. Mariana Alfaro: Totalmente, baja la ansiedad, estimula la producción de endorfina, me hace sentir un placer que no es efímero como el del cigarrillo que se va en minutos, sino que dura todo el día.

Cuando llega el paciente al consultorio y le plantea este problema ¿cómo es el comienzo de este tratamiento? 

Dra. Mariana Alfaro: El tratamiento depende del paciente. Se lo evalúa, mas que nada en su estatus de fumador: cuánto fuma, hace cuantos años, etc.  varias cosas que tienen que ver con su adicción, se piden estudios complementarios si es necesario, y se le plantea un tratamiento que convenimos mutuamente. En esto es un trabajo mutuo. Algunos pacientes necesitan más tiempo para trabajar ciertas cosas entonces se les pide que llenen algún tipo de cuestionario diferente, etc. Pero esto se ve en la consulta.

El acompañamiento familiar debe ser fundamental ¿no?

Dra. Mariana Alfaro: Si, es fundamental. Y en este caso debemos también decir que, los familiares que quieren ayudar a alguien que esta intentando dejar de fumar, tienen que ayudar de la manera que la persona quiere que lo ayuden. Porque a veces, por intentar ayudar, termina no ayudando y el paciente termina diciendo: “No me hables mas del cigarrillo, no quiero que me hablen más”. Debemos aceptar que su humor estará un poco más irritable, pero aceptando las contestaciones diferentes y acompañando siempre de la manera que la persona nos pida, podemos ser un soporte fundamental para la recuperación.   

Entrevista radial realizada por el programa “Por tu salud” en el Sanatorio Adventista Del Plata

Volver