18 de junio de 2018

Colesterol

A partir de cierto nivel de colesterol en la sangre, aumenta el riesgo de arteriosclerosis e infarto.

Definición:

El colesterol es muy necesario para el organismo y no debe ser considerado en sí mismo como una sustancia tóxica. El organismo es capaz de producir la cantidad suficiente de colesterol para satisfacer sus propias necesidades, sin que sea necesario ingerirlo con los alimentos. Se transforma en nocivo cuando se deposita en las paredes de las arterias, dando origen a la arteriosclerosis. A partir de cierto nivel de colesterol en la sangre, aumenta el riesgo de arteriosclerosis e infarto.

El colesterol es necesario, pero no es suficiente para que se produzca arteriosclerosis. Esta se da como resultado de la combinación de los siguientes factores:

  • Un nivel elevado de colesterol en la sangre
  •  Una carencia de sustancias antioxidantes como la provitamina A, las vitaminas C y E, los flavonoides y otros elementos fitoquímicos debido a una limentación pobre en frutas, hortalizas, cereales integrales y frutos secos.
  • Exceso de grasas saturadas debido a una alimentación rica en leche, huevos, mariscos, carnes y derivados.
  • Falta de ejercicios físicos, cigarrillo, estrés, hormonas y factores genéticos.

Existen dos tipos de colesterol en la sangre dependiendo de las lipoproteínas que los transportan:

– Colesterol LDL o nocivo: está unido a lipoproteínas de baja densidad y favorece la arteriosclerosis.

– Colesterol HDL o bueno: Está unido a lipoproteínas  de alta densidad y protege contra la arteriosclerosis. El aceite de oliva y el ejercicio físico aumentan su nivel.

Alimentación:

Para tener arterias saludables  y reducir el riesgo de arteriosclerosis y sus complicaciones ( infarto de miocardio, trombosis arterial, falta de irritación sanguínea) es necesario:

  • Reducir el nivel de colesterol total
  • aumentar el nivel de antioxidantes en la sangre

Los dos requisitos son fáciles de  obtener adoptando una alimentación abundante en frutas, hortalizas frescas y otros vegetales.

Aumentar:

  • frutas
  • Cereales integrales
  • Legumbres
  • Hortalizas
  • Frutas secas
  • Fibras
  • Ajo
  • Aceite de oliva
  • Antioxidantes
  • Folatos

 

Reducir o eliminar:

  • Grasas saturadas
  • Ácidos grasos trans
  • Carne
  • Quesos crudos
  • Huevos
  • Lácteos
  • Proteínas
  • Bebidas alcohólicas
  • café
  • azúcar blanco
  • sal

Fuente: El poder medicinal de los alimentos, Dr. Jorge Pamplona, ACES.

Voltar