Cáncer de mama: ¡Es necesario hablar de esto!

Hablar sobre el tema puede ser incómodo, pero es a través de la prevención que podemos reducir las altas tasas de esta enfermedad.

Marcela Borges

Enfermera, Maestra en Salud Pública.

4 Artículos


21 de octubre de 2019

El cáncer de mama es el tipo más común de cáncer entre las mujeres, y representa aproximadamente el 25% de todos los cánceres que las afectan. Es además el cáncer qué causa más muertes.

Según las estimaciones de incidencia del Observatorio Global de Cáncer de la OMS (Organización Mundial de la Salud), el cáncer de mayor incidencia se presenta en mujeres y es el de mama, con una tasa de 73 casos por cada 100.000 mujeres en Argentina. Y no es muy diferente en los demás países de Sudamérica.

Por otro lado, es relativamente raro en mujeres antes de los 35 años. Sin embargo, por encima de esta edad, su incidencia aumenta progresivamente, especialmente después de los 50 años.

Existen varios tipos de cáncer de mama, algunos evolucionan rápidamente, otros no. Pero la mayoría de los casos tienen un buen pronóstico si se descubren temprano en la enfermedad, dando la posibilidad de tratamientos menos agresivos con mayores tasas de éxito.

Señales y síntomas

Es de vital importancia estar alerta a las señales y síntomas de la enfermedad, la detección temprana tiene mejores resultados en el tratamiento y ayuda a reducir el riesgo de muerte.

El síntoma más común del cáncer de mama es la aparición de un nódulo (bulto), generalmente indoloro, fijo, duro y de forma irregular.

Pero también existen otras señales del cáncer de mama, como por ejemplo:

  • Dolor
  • Retracción de la piel
  • Piel de pecho rojizo
  • Cambios en el pezón (inversión)
  • Peeling o ulceración del pezón
  • Edema cutáneo de piel de naranja
  • Salida espontánea de líquido de un solo lado de los pezones
  • Aparición de pequeños nódulos en el cuello o debajo de la axila.

Advertencia: estas señales y síntomas siempre deben investigarse, porque pueden no ser cáncer, ¿de acuerdo?

¿Qué causa el cáncer de mama?

Bueno, no hay una sola causa. Varios factores están relacionados con el cáncer de mama.

Sin embargo, el riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta con el envejecimiento. Cuanto mayor sea la persona, mayor es el riesgo, especialmente a partir de los 50 años.

También hay factores de riesgo como antecedentes familiares de cáncer de seno en mujeres antes de los 50 años, cáncer de ovario y de mamas en hombres.

Aparte de eso, otros factores de riesgo son:

  • Primer período antes de los 12 años.
  • Uso de anticonceptivos a largo plazo.
  • No tener hijos o no amamantar
  • Reemplazo hormonal posmenopáusico por más de 5 años.
  • Menopausia después de 55 años.
  • Consumo de alcohol
  • Obesidad y sobrepeso
  • No practiques ejercicios (inactividad física)
  • Exposición frecuente a radiación ionizante (rayos X, mamografía, tomografía.

¿Es posible prevenir esta enfermedad?

¡No totalmente! Esto se debe a los diversos factores que están relacionados con el inicio de la enfermedad y porque algunos no pueden modificarse, como los factores genéticos.

Pero es posible disminuir las posibilidades de tener la enfermedad, controlando los factores de riesgo y estimulando los factores protectores.

Algunas recomendaciones básicas para la prevención:

Se estima que a través de una alimentación saludable, actividad física y control de peso, el riesgo de desarrollar cáncer de mama se puede reducir en un 28%.

Peligros de la reposición hormonal

La terapia de reposición hormonal, especialmente el estrógeno y la progesterona combinados, aumenta el riesgo de cáncer de mama. Pero este riesgo disminuye gradualmente después de su suspensión.

Cuando el reemplazo hormonal es indispensable, debe realizarse bajo consejo médico y por el mínimo tiempo requerido.

Me conozco…


Cada mujer conoce su cuerpo mejor que nadie, y sabe lo que es normal y lo que no. La mayoría de los cánceres de mama son descubiertos por las propias mujeres.

Por lo tanto, mire, palpe y sienta sus mamas en la vida cotidiana para reconocer sus variaciones naturales e identificar cambios sospechosos.

Según lo recomendado por el Ministerio de Salud, observe y palpe sus senos cada vez que se sienta cómoda y en cualquier momento del mes.

Este momento puede ser de pie, acostada, frente al espejo o en la ducha … lo importante es observar y estar al tanto de cualquier cambio en los senos. Si es así, ¡busque atención médica!

El autoexamen de los senos no reemplaza el examen clínico anual realizado por un profesional médico o una enfermera.

Mamografía

Una mamografía es una radiografía de la mama, realizada por una máquina de rayos X llamada mamógrafo, que puede identificar cambios sospechosos. Esta prueba puede ayudar a detectar el cáncer incluso antes de los síntomas.

Además de ser conscientes de sus cuerpos, las mujeres de 50 a 69 años deben hacerse una mamografía de detección cada dos años.

Antes de esta edad, no se recomienda el examen porque los senos son más firmes y tienen menos grasa, lo que limita la identificación de los cambios y genera resultados incorrectos.

Ámate, cuídate!

¡Tus mamas son únicas como tú!

Por lo tanto, si te observas y haces palpación diariamente, te aseguras de visitar al médico anualmente y haces tus exámenes de rutina, tú y muchas personas que te aman, estarán agradecidas y felices con tu actitud.

Además, ¡apoya esta causa! Contribuye y apoya a pacientes y familias.

¡Multiplicar la información correcta y alentar la búsqueda de servicios de salud puede salvar vidas!

Volver