Diabetes y alimentación

El objetivo del paciente que tiene diabetes es que en ayunas pueda mantener los valores glucémicos entre 80 y 130. Y después de una ingesta, menor a 180.

Columnistas

25 Artículos


14 de noviembre de 2019

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la prevalencia mundial de diabetes en personas mayores de 18 años, a aumentado del 4% al 8% en los últimos años, especialmente en países de menores ingresos ¿Será por el tipo de alimentación o habrá otras causas?

Lo cierto es que la diabetes es una causa importante de ceguera, insuficiencia renal, incluso puede ser causal de otras patologías como un accidente cerebrovascular o un infarto de miocardio, además de estar ligada en varios casos a la amputación de los miembros inferiores. 

Si investigamos un poquito más podremos descubrir que la diabetes se clasifica en:  diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2, y que para cada una de ellas hay un tratamiento específico, pero no es curable. Encontramos también que no es una enfermedad de la vedad adulta, sino que niños y jóvenes también pueden padecerla. Por lo tanto los padres debemos estar alertas a ciertos indicios. 

También se habla de la diabetes gestacional que solamente se da en el período del embarazo. Pero ¿Quienes están más predispuestas a padecerla? 

Es importante conocer los signos de alerta, los modos de cuidado y todo lo que podemos hacer para tratar la diabetes. Y para eso le pedimos ayuda a la Doctora Silvana Vazquez, médica especialista en endocrinología para desarrollar del tema.  

Bienvenida Doctora ¿Cómo podemos definir esta patología?

Dra. Silvana Vazquez: Hola Susy. La diabetes es una condición crónica que se caracteriza por valores altos de azúcar en la sangre, lo que se conoce como glucemia. El valor normal es hasta 110. Hay un rango entre 110 a 125 que es como una predisposición que sellara pre-diabetes, y el diagnóstico es a partir de glucemia por arriba de 126. La forma de detección es através de la extracción de sangre en el laboratorio. 

La diabetes y la obesidad son enfermedades hermanas porque van creciendo de manera epidémica en los últimos años y a su vez, la más frecuente es la diabetes es la de tipo 2 que afecta al 90 % de las personas. Se presenta generalmente en adultos, pero también en niños, adolescentes y jóvenes relacionada a la obesidad, la presión alta y el sedentarismo.Esta condición se caracteriza basicamente porque puede ser manejada con un plan alimentario, actividad física y medicaciones vía oral.

Lo distintivo de la diabetes tipo 1, que es menos frecuente, es que en el paciente el páncreas deja de funcionar. El sistema inmunológico va reconociendo a este órgano, el páncreas encargado de formar la insulina, como un elemento extraño y destruye esas células haciendo que se agote la insulina, que es la sustancia encargada de favorecer el ingreso del azúcar a las células, que es el combustible de las células. Cuando tenemos diabetes, ese azúcar que debería estar dentro de las células queda en circulación en la sangre y afecta los vasos. Por eso las enfermedades cardiovascular, infartos, ACV, problemas de circulación en las piernas. Además los pequeños vasos que tiene que ver con la función renal y la visión. Estas son las manifestaciones crónicas que se presentan en años de evolución, cuando los niveles de la glucemia no están bien regulados. Estas personas son las que necesitan de la aplicación diaria de insulina.

La diabetes gestacional se presenta en las mamás embarazadas, especialmente luego de la semana 24 de gestación. Esto se produce por la acción que tienen ciertas hormonas presentes en la placenta, que predisponen a la mamá en esas semanas a tener diabetes. Generalmente esto se resuelve luego de que la mamá haya tenido a su bebé, pero la predispone a padecerla de manera crónica si toma las debidas precauciones.

Hay ademas un tipo de personas que puede desarrollar la enfermedad por el uso de ciertos fármacos que se conoce como diabetes secundaria y se da por el uso de corticoides que son utilizados frecuentemente para el tratamiento de enfermedades oncológicas, reumatológicas y de piel, que a altas dosis generan valores altos de glucemia. 

Personas que deben ser sometidas a cirugías por problemas de páncreas como la pancreatitis, al ser este el órgano que procesa la insulina, quedan con la secuela de la diabetes secundaria. 

¿Hay algún indicio de la enfermedad antes del diagnóstico, o esto se descubre en un chequeo habitual?

Dra. Silvana Vazquez: Puede surgir de distintas formas, a partir de un chequeo habitual o puede ser a partir de que la persona tenga ciertos síntomas, como por ejemplo: Mucha sed, orinar bastante, descenso de peso, visión borrosa, debilidad generalizada, inclusive algunas infecciones como la urinaria o en los genitales repetitivas, tanto en la mujeres como en los hombres. 

De todas maneras hay que tener en cuenta que hay pacientes que son totalmente asintomáticos, y que se convierte en el grupo de mayor riesgo porque puede estar años cursando la enfermedad y se detecta lamentablemente con la presencia de las complicaciones en los órganos afectados. 

En un chequeo normal, ¿ se pide un examen de sangre preventivo?  

Dra. Silvana Vazquez: Está incluido dentro de lo que el médico pide como rutina de laboratorio. 

Si una persona tiene sobrepeso, es sedentaria, o sea no realiza actividad física de manera permanente, (Aprovecho a definir el sedentarismo: realizar menos de 150 minutos de actividad física en la semana. Por eso podemos decir que una gran parte de la población es sedentaria. No es lo que hago el fin de semana, tiene que ser una actividad rutinaria), los pacientes hipertensos, los que tienen colesterol bueno bajo, o triglicéridos altos, las mamás que han gestado a niños mayores de 4 kg, que han tenido diabetes en un embarazo previo, son todos factores de riesgo y por lo tanto deberían hacerse un control de glucemia antes de los 45 años. Si no tengo ninguna de estas condiciones, entonces después de los 45 años y si me da normal, repetirlo cada 3 años. 


¿La genética es un factor de riesgo?

Dra. Silvana Vazquez: Los dos tipos de diabetes, el tipo 1 y 2, tienen un componente genético, pero hay que tener en cuenta que hay factores disparadores o gatillos para que parezca la condición.

Por ejemplo: cuando tenemos los dos padres con diabetes tipo 2, hay una posibilidad del 50% de heredad la enfermedad. 

Para tener en cuenta que la genética no lo es todo, por ejemplo en dos hermanos gemelos, que prácticamente tiene el mismo material genético, no necesariamente si uno tiene la enfermedad, el otro la va a tener. 

La diabetes tipo 1 tiene un componente genético, pero es menor, especialmente cuando el papá varón tiene diabetes tipo 1, puede predisponer un porcentaje más que si es la mamá la que la padece. 

Entre los dos tipos de diabetes es más heredable la diabetes tipo 2. Y los factores que actúan como disparadores tiene que ver con el estilo de vida: el sedentarismo; la alimentación inadecuada, rica en grasas, hidratos de carbono; el estrés.

No hay una forma de revenir la diabetes tipo 1, se han hecho varios estudios, probado distintos fármacos, pero no hay forma de prevenirla. 

En cambio la diabetes tipo 2 si puede ser prevenida. Se han realizado grandes estudios que han abarcado alrededor de 3.000 pacientes, donde se valora en hijos de padres con diabetes tipo 2, que tienen la condición de pre-diabetes, que al bajar de peso entre un 5% y un 7%, ya pueden beneficiarse al prevenir la aparición de diabetes. Además de la incorporación de la actividad física regular, con estos 150 minutos de manera semanal o 30 minutos 5 veces por semana.

Estas dos medidas fueron las de mayor influencia para prevenir hasta en un 50%, la aparición de la enfermedad. El seguimiento de estas personas fue de 3 años. Parecen medidas muy sencillas, pero no lo son, porque es un cambio de conciencia, de filosofía de vida al incorporar la actividad física, al dejar de consumir cierto tipo de alimentos que son muy bien aceptados socialmente como as gaseosas, los snaks, las masas, etc… Y en esto quiero hacer un énfasis en el ambiente familiar, ya que los hábitos también se heredan… 

Y hablando de alimentación ¿Cómo consumir las frutas? Hay algunas que tienen más azúcar que otras, una vez diagnosticados ¿Tenemos que evitarlas, o es un mito?

Dra. Silvana Vazquez:En general se recomiendan de tres a cuatro frutas por día. Hay ciertas frutas que tiene mayor cantidad de azúcar, que en la fruta se llama fructosa, pero a diferencia del azúcar blanca, este azúcar, al estar acompañado de fibras que tienen normalmente las frutas, es de absorción más lenta. 

Las frutas que mayor cantidad de fructosa tienen son: la banana, los higos y las uvas. Esto no significa que estén restringidas o prohibidas, solo hay que cuidar la cantidad. Cuanto más madura es la banana, tiene más cantidad de este azúcar. 

La recomendación es: comer una banana pequeña o la mitad de una banana grande; si el paciente prefiere los higos, que sean solo dos unidades y si le gustan las uvas, la cantidad que entra en un pocillo de café, para hacer la equivalencia de la cantidad de azúcar que puede aportarnos aproximadamente una manzana o una naranja del tamaño de una pelota de tenis. 


¿Y cuál es el cuidado que debemos tener con el consumo de las harinas?

Dra. Silvana Vazquez:Las harinas vienen generalmente acompañadas de grasa, entonces es una combinación muy rica al paladar y que no es saciógena. Hay ciertos snaks, o las mismas papas fritas, que uno comienza a comer y no puede parar, no tiene límites. 

No debemos demonizar a las harinas, porque son derivados de granos como el trigo, el maíz, el arroz; y si la consumimos de manera integral tiene el aporte de fibras que nuestro cuerpo necesita  y que retarda la absorción que tiene esa cadena de almidón; porque el almidón es una cadena de azúcares y nuestro intestino la va cortando y pasando como glucosa a la sangre. Cuanto más procesado el alimento, menos fibras tiene y es de rápida absorción, entonces nos genera un pico de glucosa en la sangre. 

Es como cuando tomamos una gaseosa, es de rápida absorción y va directo a la sangre , si nuestro cuerpo es propenso a la diabetes, y no genera la cantidad de insulina suficiente como para procesar esa cantidad de glucosa, entonces es cuando ese exceso de insulina permanente durante años, desencadena el cuadro para desarrollar la enfermedad. 

¿Y qué pasa con las gaseosas light?

Dra. Silvana Vazquez:Es un tema controversial. Calóricamente no tienen problemas porque tienen los endulzases artificiales, pero está comprobado que nos incitan a comer más cosas dulces. Y en estos casos es lo que queremos evitar. Entonces lo mejor es reemplazar estas gaseosas, aunque sin azúcar, por el agua. 

Si estoy en una reunión social y será una excepción no hay problema, como todo debemos tener moderación. Una cosa es que la consuma eventualmente y otra muy diferente es que sea el suministro líquido de la familia. 

Es una gran responsabilidad de los padres enseñarle a los niños a comer. El niño que no come verduras, es un potencial adulto con problemas de intestino, presión alta, diabetes y demás. Debemos interpretar los alimentos como si fuesen una medicación, de igual modo la actividad física. Es una disciplina que debe ser incorporada por el grupo familiar para prevenir estas condiciones. 

¿Cómo se realiza el tratamiento en los diferentes tipos de diabetes?

Dra. Silvana Vazquez:Antes del año 1921, que es el año en el que se aísla la insulina en animales y se comienza a usar en personas, las personas con diabetes tipo 1, morían. Este descubrimiento cambia totalmente el curso de una enfermedad que te llevaba a la muerte y que ahora te preserva la vida a pesar de que la enfermedad se transforme en crónica. Hoy por hoy, la insulina viene en aplicadores, con una jeringa de aplicación subcutánea. Algunos pacientes necesitan varias aplicaciones en el día y realizar el control capilar de la glucemia en el dedo, para según el valor realizar el ajuste necesario de la insulina.

Generalmente los pacientes con diabetes tipo 1 necesitan de dos tipos de insulina, una de acción larga y otra de acción corta que sirve para metabolizar el alimento que va a ingerir en el desayuno, en el almuerzo, la merienda y la cena. 

Para quien padece la diabetes tipo 2, puede necesitar un tratamiento de medicación via oral, o subcutáneas que no es de insulina, pero que tienen buen resultados en pacientes con obesidad. Solo se les proporcionará como tratamiento la insulina, cuando la enfermedad está muy avanzada, cuando el páncreas esta agotado y a veces con solo una aplicación en el día, asociada a medicación por boca, ya es suficiente.  

En la mamá embarazada con diabetes gestacional, la primer estrategia de intervención es un plan alimentario. De modo que si no se alcanzan las metas de control glucémico que son mucho más estrictas que fuera del embarazo, iniciamos la aplicación de insulina y del control de azucar en el dedo, para ver los valores que va teniendo la mamá. Los valores glucémicos normales serían: en ayunas menos de 90 y luego de una comida menos de 120. 

En los grupos de diabetes secundario va a depender de si la persona no tiene el páncreas, se usará insulina, si es por corticoides o síndromes se puede controlar con medicación via oral. 

El objetivo del paciente que tiene diabetes es que en ayunas pueda mantener los valores glucémicos entre 80 y 130. Y después de una ingesta, menor a 180. 

Recordando que para quienes no tenemos diabetes los valores normales son: en ayunas menos de 110 y luego de una ingesta menos de 140. 

Por eso la importancia de comer mejor y dedicar un tiempo al ejercicio. Estamos en época de epidemias de enfermedades crónicas que son prevenibles. Es una responsabilidad propia tomar ciertas medidas en el manejo de la salud. 

Entrevista realizada en el programa “Por su salud” del Sanatorio Adventista Del Plata

Volver