El diálogo ayuda a reducir las tasas de suicidio

Experto analiza qué hacer si usted o sus seres queridos necesitan de ayuda profesional…

Columnistas

67 Artículos


5 de septiembre de 2022

Melissa J. Pereau es una apasionada por ayudar a las personas durante los períodos críticos de sus vidas, razón por la cual dedica sus días a trabajar con pacientes que están considerando o han intentado suicidarse.

Como directora médica y psiquiatra del Centro de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Loma Linda, se enfrenta diariamente a la realidad del suicidio y cómo este tema, entre otros sobre la salud mental, afecta de alguna manera a todas las comunidades.

A pesar de la prevalencia de los problemas de salud mental, los intentos de discutir el tema a menudo son rechazados debido a la sensibilidad que lo rodea.

Si bien el alto perfil de los suicidios recientes en los Estados Unidos ha planteado interrogantes que han llevado a las personas a confrontar directamente el tema, el problema es más amplio.

La tasa de suicidios en EE. UU. ha aumentado un 30 % desde mediados de la década de 1990, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En promedio, hay 123 suicidios por día en el país, según la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio.

El trabajo de Melissa con los pacientes y sus grupos de apoyo la ha motivado a ser una voz para la concientización sobre la salud mental.

Su trabajo en la Universidad de Loma Linda, una institución adventista del séptimo día en Loma Linda, California, Estados Unidos, la ha expuesto a muchas preguntas de los pacientes, sus amigos y familiares con respecto a la salud mental y el suicidio.

Aceptó participar en una entrevista para hablar sobre problemas de salud mental, incluida la búsqueda de apoyo, ayuda y herramientas de afrontamiento. A continuación se muestran algunos extractos de esa entrevista:

Entrevista:

¿Cómo puede un amigo o familiar de alguien que sufre problemas de salud mental hablarle a la persona de una manera no dañina?

Asegúrate de no acercarte a la persona de manera crítica. Habla con la intención de mostrarle su propia vulnerabilidad y debilidad.

Introducir un ambiente amoroso y afectuoso puede ayudarlo a hablar mejor sobre pensamientos de suicidio o sentimientos de depresión y ansiedad.

Si alguien evita buscar ayuda médica porque cree que recibirá un diagnóstico temido, ¿cómo puede ayudar a aliviar el miedo a ser etiquetado?

Alguien que no quiere ver a un profesional de la salud mental porque teme ser etiquetado como “enfermo mental” se puede justificar, pero es necesario dejar claro que esto no contribuye a la raíz del problema.

Es lo mismo que no consultar a un médico por miedo a ser etiquetado como diabético. Quiere decir que la enfermedad sigue allí. Significa que aún necesitas ayuda y es importante que obtengas la ayuda que necesitas.

¿Y si las circunstancias de alguien contribuyen mucho a su dolor emocional? ¿Cómo puede saber qué causó su situación y a qué se debe la enfermedad mental subyacente?

Las circunstancias de la vida definitivamente pueden contribuir a los pensamientos suicidas y la persona puede quedar enredada y aislada por estas circunstancias.

Recibir apoyo y tener gente a quien acudir es lo más importante en estas situaciones. No estar solo puede ayudar en ambas situaciones, ya sea que se padezca una enfermedad o circunstancias mentales.

Grupos de apoyo

¿Hay palabras o frases que aconseje a las personas que no usen cuando hablen de salud mental?

Es importante no mencionar cosas que llevan al sensacionalismo de enfermedades mentales, salud mental, detalles de suicidio o detalles de enfermedades.

Estas cosas pueden ser grandes desencadenantes. Más bien, pregúntele a la persona con qué está luchando o qué le está causando dolor. Este tipo de pregunta brinda mucha más comodidad que entrar en detalles.

¿Qué es una evaluación de salud mental?

La evaluación se puede hacer de varias maneras analizando los factores estresantes actuales y las formas de lidiar con estos factores estresantes.

A veces considerando experiencias de vida anteriores, pero más a menudo evaluando experiencias diarias y qué tan lejos pueden estar de su parámetro ideal. Pueden hablar con un psiquiatra, psicólogo, trabajador social, consejero o incluso con su médico.

¿Deberían los pacientes temer que los antidepresivos o los medicamentos psiquiátricos los cambien como individuos?

Los medicamentos que tratan las enfermedades mentales no pretenden convertirlos en una persona diferente. Les ayudarán a volver a ser quienes eran antes de su enfermedad.

Las personas a menudo temen darle al medicamento el tiempo suficiente para que haga efecto.

Algunos antidepresivos pueden tardar hasta seis semanas o más en hacer efecto; por lo tanto, hay que hablar con el médico para saber qué esperar.

Para alguien con una enfermedad mental, ¿qué es mejor: ser tratado con medicamentos o ir a terapia?

La mejor estrategia de manejo implica medicación combinada con asesoramiento y terapias.

Este enfoque de tratamiento de “toda la persona” funciona llevándolo a la raíz del problema y equilibrando la química de su cerebro.

¿Cómo puede una persona comenzar a lidiar con el suicidio de un ser querido?

Mantenerse involucrado con otras personas, ya sea uniéndose a un grupo de apoyo o un pequeño grupo de personas en las que confía.

Siempre habrá una tendencia a alejarse de los demás, pero la posibilidad de desencadenar recuerdos dolorosos de la pérdida es mayor.

Hacer un esfuerzo por mantenerse bien nutrido y tener hábitos alimenticios regulares, así como el ejercicio y el descanso pueden ayudar a aliviar el dolor.

Por Janelle Ringer, Noticias de la Universidad de Loma Linda

Volver