La confianza en tiempos de crisis

En tiempos de crisis, no deseches tus hábitos, espirituales, mentales, físicos y sociales, te ayudarán en el proceso más difícil; Dios hará su parte, no dejes de hacer la tuya.

Madeli Santos

Master en Psicologia Clínica y Neuropsicología Educativa.

6 Artículos


4 de junio de 2020

La confianza según Erick Erickson es una necesidad básica, que se desarrolla desde el nacimiento hasta aproximadamente el año de vida. Los expertos en la materia mencionan que, si la confianza no es bien suplida o desarrollada en esta etapa, se arrastrará durante las siguientes fases, generando malestar en el individuo.

Para que tengas una idea, cuando una madre suple las necesidades básicas de un niño como: el alimento, el sueño, la presencia, el amor; será un niño que desarrolle confianza, pero si, por el contrario, la madre le deja con hambre, lo deja llorar toda la noche y solo lo atiende cuando considera que es necesario, será un niño que desarrollará la desconfianza.

Pero ahora, partiendo desde el plano espiritual ¿cómo podemos desarrollar la confianza en Dios? Sobre todo, en momentos de crisis como en los que nos encontramos actualmente. ¿Cómo podemos vivir en confianza?

A continuación, realizaré un estudio de Hechos 27: 9-26, aplicando la experiencia de Pablo en medio de la tormenta y la confianza plena que muestra en Dios ante una situación critica, así como la contraparte de los tripulantes que por falta de confianza en Dios experimentan situaciones de desesperanza.

La biblia nos enseña que hay tres tipos de tormentas:

  • Tormenta creada por nosotros: La toma de malas decisiones nos acarrea consecuencias, como Coré cuando habló mal de Aarón y Moisés por tanto en contra de Dios, y la tierra se lo tragó.
  • Tormentas usadas por Dios: Como la historia de Jonás, o la famosa historia de Jesús calmando la tempestad en el lago de Galilea.
  • Tormentas creadas por otros: Ante estas tormentas no tenemos el control, como cuanto el faraón de Egipto mandó matar a los hijos primogénitos, o como la aparición del Covid-19. Este tipo de tormenta es difícil de soportar, porque no depende de nosotros y no hay nada que podamos hacer para impedir que venga.

Al parecer las tormentas en nuestra vida son más comunes de lo que pensamos y la historia que le sucedió a Pablo mientras estaba preso y tuvo que enfrentar una tormenta, nos ayudará a rescatar las lecciones más importantes sobre la confianza en medio de las crisis.

¿Cómo entramos en una crisis?

Pablo advirtió a la navegación que sería peligroso zarpar, porque si lo hacían ocurriría un grabe daño a los tripulantes, el cargamento y la nave, Pablo les advirtió porque Dios le advirtió (v.10). Pero identifiquen los tres errores que solemos cometer cuando recibimos una advertencia divina y no confiamos en ella.

Consejo errado de los expertos: “Pero el Centurión creía más en el piloto y al patrón de la nave que a Pablo” (v. 11), a veces creemos más en lo que dicen los “expertos” que lo que dice Dios. Cuantas veces hemos priorizado un consejo externo e ignorado el consejo divino, diciendo que Dios entenderá. Nuestra falta de confianza en los estatutos y consejos divinos nos pone en una situación de crisis.

Consejo errado por votación: “Y como el puerto era incómodo para invernar, la mayoría acordó pasar de allí…” (v. 12). Algunos nos dejamos llevar por la mayoría, hemos puesto nuestra confianza en su voto. La mayoría puede llegar a equivocarse, recuerdan cuando Jesús vino a esta tierra y la mayoría estaba en contra de él, sin darse cuenta que estaban rechazando al Mesías. Medita si realmente pondrás tu confianza en la mayoría o en los preceptos de Dios, aun que eso signifique pertenecer a la minoría.

Consejo errado de las circunstancias: “Cuando empezó a soplar un suave viento sur, les pareció que ya tenían lo que deseaban. Levantaron anclas y fueron costeando Creta” (v. 13). Las circunstancias parecían estar a su favor, pero Pablo había dicho claramente que la situación no iba a estar bien, sin embargo, se dejaron engañar por lo que sus ojos veían en ese momento. En el Ecuador, cuando se nos informó de la llegada del Covid-19, las circunstancias no parecían graves y hubo una desobediencia colectiva pero las consecuencias se hicieron visibles, enfrentando situaciones catastróficas y difíciles de creer. Será que estamos prefiriendo confiar en las circunstancias, antes que confiar en Dios.

Y a todo esto ¿Qué podemos hacer? Antes de contestar a esta pregunta, iniciaré respondiendo una segunda cuestión:

¿Qué demuestra tu falta de confianza ante una crisis?:

Dejarse llevar a la deriva (v. 15): En la historia, el versículo relata que la nave fue arrastrada y al no poder poner cara al viento, se abandonaron a el y se dejaron llevar. Cuando estas en una crisis a veces decides no luchar más y simplemente te abandonas ante las dificultades. Te sientes solo(a) sin que nadie te entienda o te comprenda. Déjame decirte que si pones tu confianza en Dios el jamás te defraudará

Desechas (v. 18,19): Al ver que se encontraban en medio de la tormenta y que el barco podía hundirse, empezaron a desechar lo que había adentro, me imagino que era cargamento para su supervivencia. Cuando estamos en situaciones de crisis, empezamos a desechar nuestro tiempo con Dios, desechamos nuestro tiempo de crecimiento personal, desechamos nuestro tiempo con amigos y familia, etc. No deseches, tus hábitos, espirituales, mentales, físicos y sociales, te ayudarán en el proceso más difícil; Dios hará su parte, no dejes de hacer la tuya.

Desesperación (v. 20): Aquella tempestad les hizo perder toda esperanza de salvarse. La falta de confianza en Dios y de su poder nos impide ver la luz al final del túnel o escuchar su voz en medio de la oscuridad y nos embarga la desesperación al punto de pedir, escoger o intentar morir. Confía en el Padre, el nunca se alejará, no desesperes, Él tiene tu barco bajo control, Él proveerá las personas necesarias para ayudarte (profesionales, amigos, familia), además que, si lo escuchas, Él mismo te hablará para rescatarte de la tormenta más fuerte en la que te encuentres.

¿Qué refleja tu confianza en Dios?

Sentir y confiar en la presencia de Dios (v. 23): Pablo recibió la visita del ángel de Dios. Puedes estar seguro de que Dios está presente en cada instante de tu vida, si bien es cierto que no puedes mirar a tu ángel, pero él te fue asignado desde el momento en que naciste, además Jesús está atento a escuchar tus oraciones para comunicárselas al Padre y el Espíritu Santo clamará con gemidos indecibles (Or 264.1) para interceder por ti.

Confiar en el propósito divino (v. 24): Dios tenía un propósito para Pablo y ninguna tormenta impediría que ese propósito se cumpliera. Querido(a), Dios tiene un propósito para tu vida, tal vez hoy tÚ no puedas verlo, pero está ahí, solo confía que el te mostrará el camino. Cualquiera sea tu tormenta, Dios te guiará a puerto seguro.

Confía en sus promesas (v.25): “Por tanto, tened buen ánimo, pues yo confío en Dios que será así como me dijo”. Dios ha dejado en la biblia cientos de promesas para nosotros y para las diferentes situaciones de nuestra vida, escudriña su palabra, reclama sus promesas y confía.

Y mientras esperas o mientras pasas por la crisis, lo siguiente te ayudará a mantener tu confiar en Dios.

Ora: Aprende sobre la oración, sus métodos, los diferentes estilos y todo lo que necesites para hablar con el Padre. Puedes ayudarte de un horario, de una lista o de estrategias, como la de Daniel (oraba 3 veces al día). Todo se vale al momento de conversar con Dios.

Lee la Biblia: Estudia el libro de la Biblia que más te guste o que más quieras conocer, si estas iniciando te aconsejo el libro de Proverbios.

Ayuda a otros: Es posible ayudar a otros en medio de nuestras tormentas, esto nos ayudará a dejar de centrarnos en nosotros mismos para servir al prójimo. 

Deseo que en la vida tengas tormentas, porque sin ellas no existe crecimiento, pero ante todo deseo que puedas ver la mano de Dios en cada una de tus experiencias. Pablo confió sin titubear, confía en Dios, confía en sus promesas y confían en que siempre, siempre, estará presente, justo a tu lado.

Bibliografía

  • White, E. (2009) La oración. APIA.
  • Warren, R. (2018) Respuestas de Dios a las dificultades de la vida (Spanish Edition). Vida Edición de Kindle.
volver