Las sombras de un mundo Gris.

En veinte años el concepto de romanticismo cambió de manera alarmante…

Columnistas

23 Artículos


13 de febrero de 2019

En los años 90, una película romántica llamada “Mujer Bonita” tuvo mucho éxito en el cine. Es la historia de una prostituta llamada Vivian Ward (interpretada por Julia Roberts) que casualmente conoce al millonario Edward Lewis (Richard Gere). El se termina enamorando de ella y lucha para conquistar su corazón. El amor despierta y ambos deciden enfrentar los preconceptos de los cuales son objetivo.

La historia me hace pensar en un romance que leí recientemente de la Escritora Francine Rivers: Amor de Redención. Se trata de una comparación de la historia bíblica del profeta Oseas y su esposa Gomer, que era prostituta.

En el libro de Rivers, Michael Osea (un cristiano devoto) también se enamora de una mujer que, marcada por tragedias y abusos, fue llevada a la prostitución. Su gran lucha consiste en demostrar que existe el amor verdadero, que ella puede confiar en el hombre correcto y que Dios, por encima de todo, nos ama incondicionalmente, a pesar de lo que hayamos hecho o de lo que la vida haya hecho con nosotros.

Tanto en Mujer Bonita como en Amor de Redención (mucho más evidente en el libro) vemos el rescate de una persona degradada. Edward y Michael se disponen a salvar a la persona que aman y a darle la oportunidad de una nueva vida. La motivación de ellos: el amor. ¿Y qué podemos decir sobre la celebrada película “Cincuenta sombras de Grey”? parece lo opuesto a las historias que mencioné.

La película (basada en el best-seller con el mismo nombre, de la escritora E.L. James)  presenta a uno de los personajes principales como un joven muy rico, llamado Christian Grey.  La diferencia está en que el tiene intereses sexuales por una joven virgen de 21 años, Anastasia Steele, la seduce y comienza a degradarla, llevándola a un mundo de sadomasoquismo y sexo depravado. En lugar de recibir flores, como una joven romántica podría querer, ella es esposada, humillada y sometida al dolor. Grey está solamente interesado en el placer que el sexo le puede proporcionar y no mide el esfuerzo que hace para conseguir lo que quiere.

“Cincuenta sombras de Grey” fue lanzado en Estados Unidos un día antes del Valentine`s day (el día de los enamorados). La asociación con ese día fue indebida. ¿Por qué?

El resumen de la historia: El obispo Valentín luchó contra las órdenes del emperador Claudio II, que había prohibido el casamiento durante las guerras, porque creía que los solteros eran mejores en el combate. Valentín continuó celebrando los casamientos, a pesar de estar prohibido. Esto fue descubierto y el obispo fue detenido y condenado a muerte. Estando en la prisión, muchos jóvenes le enviaban flores y cartas diciendo que creían en el amor. La lucha fue por el casamiento. Por el amor. No por una relación que envuelve sexo sin consciencia y pervertido.

Multitudes fueron al cine y se unieron a otros que ya habían leído los libros, comenzando a creer que todo es válido en el sexo, y que una relación de noviazgo es sinónimo de la explotación del otro como si fuese un objeto.

Con excepción del libro de Rivers, las historias en “Mujer Bonita” y “Cincuenta sombras de Grey” contienen sexo sin compromiso. Fuera del plan del creador, el sexo puede llevar a enfermedades físicas y emocionales. Dentro de sus planes, es una unión bendecida y de gratificación mutua para los cónyuges.

“Cincuenta sombras de Grey” tiene todas las características de un “romance” como los que van a marcar esta década y esta generación. ¡Como se extrañan los años 90!

Michelson Borges, Editor de la revista Vida e Saude. 

Volver