Oportunidad en tiempos de crisis

Estamos viviendo en una época de crisis. Sin embargo, incluso cuando todo parece estar fuera de lo normal, existen grandes oportunidades de crecimiento.

Columnistas

35 artigos


24 de abril de 2020

De un momento para otro, la expresión “el tiempo es dinero” de repente dio paso a lo que realmente importa: la preservación de la vida. Y junto con esta nueva forma de pensar sobre la vida, nos enfrentamos a nuevas oportunidades. O más bien, a oportunidades en tiempos de crisis.

Bueno, el hecho es que la prisa, el trabajo desenfrenado, los viajes, los equipos de fútbol y muchas otras cosas, han perdido su relevancia en medio del deseo de estar cerca de las personas que más nos importan.

Y si el tiempo era escaso para estas cosas antes, hoy es muy valioso. Incluso la espiritualidad y los valores humanos comenzaron a tener más sentido, ¿no?

Particularmente, estoy encerrado en un departamento y desde la ventana puedo ver el horizonte y la naturaleza.

Mientras veo a los pájaros volar sobre la ciudad rodeada de árboles, pienso: “¡Ojalá pudiera volar y tener la sensación de estas criaturas que ahora envidio!”

De hecho, no necesito volar, ¡pero podría caminar por las calles y saludar a la gente como antes!

Tiempo de crisis y reflexiones.

Es cierto que, como yo, millones de personas están atrapados en sus hogares. ¿Quién imaginó vivir en días como estos?

Al mismo tiempo, muchos de esos millones planificaron pasar tiempo con su familia y esos planes nunca se materializaron, citando varias razones. Y está claro ahora que perdimos grandes oportunidades.

Sé que el momento no es el mejor para lo que imaginaste como tiempo en familia. De hecho, ¡estamos viviendo en una época de crisis!

Sin embargo, se ha vuelto esencial, más que nunca, usar este momento para alinear lo que estaba mal alineado con respecto al tiempo invertido en las personas, es decir, en lo que realmente importa.

Porque en la ambición de lograr tantas cosas como sea posible, no siempre hay tiempo para disfrutar la vida.

Por lo tanto, en el afán de juntar tanto como sea posible, el tiempo pasa y todo se convierte en vanidad, como dijo el sabio Salomón:

“Todo tiene su propio tiempo, y hay tiempo para todo el propósito bajo el cielo. Hay un tiempo para nacer y un tiempo para morir; tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado … “ Eclesiastés 3: 1,2


Los profesionales de BienEstar nos hablarán sobre cómo hacer para no caer en la ansiedad y el Lic. Jorge Luis Sánchez nos enseñará ejercicios de respiración.

Tiempo de recomenzar

Sin lugar a dudas, este momento de crisis es el momento para que todos revisen sus prioridades haciendo una simple pregunta: ¿vale la pena seguir siendo esclavo del trabajo, las ambiciones, los objetivos? Me imagino que toda esta crisis nos muestra lo contrario.

¡De esta manera, el aprendizaje que nos quedará de esta pandemia es que en cualquier momento todo puede terminar! Ya sea debido a una fatalidad o incluso a un pequeño virus que viaja a kilómetros de distancia y devasta lo más precioso en el ser humano: vivir, respirar y relacionarse. Y la pregunta es: ¿valió la pena?

Aprovecha este momento para reflexionar sobre la vida y sus prioridades. Aprende a ser solidario con las personas, a ser paciente y a desarrollar tu confianza en Dios.

Dado que este es un momento de crisis y aislamiento, reflexiona sobre el cuidado de Dios por tu vida y la de tu familia. Date cuenta de cuánto ha guiado tu trabajo, tus sueños, tus ideales.

Usa este tiempo como una gran oportunidad para revisar tus prioridades, valorar a las personas, aprender cosas nuevas y ejercer fe en Dios.

Pronto, seremos como pájaros, en sus bandadas, disfrutando de la vida comunitaria nuevamente. ¡Pero que no todo vuelva como era antes!

Si es así, el tiempo de cuarentena no nos habrá enseñado nada. Entonces, cuando la vida vuelva a su rutina, que tú y tus prioridades sean diferentes.

La crisis duele, pero también enseña.

“Por tanto, no tengan miedo, pues yo soy su Dios y estoy con ustedes.Mi mano victoriosa les dará fuerza y ayuda; mi mano victoriosa siempre les dará su apoyo.”. Isaías 41:10

Pastor Célio Barcellos

Voltar