Síndrome de burnout – ¡No quemes tu cerebro!!!

Muchos ponen en riesgo constante la salud en pro de logros laborales, sin embargo, el costo puede llegar a ser enorme.

Lorena Burgos Bishop

Licenciada en psicología

4 artigos


3 de marzo de 2020

¿Te sientes identificado?

Un día te encuentras en el trabajo de tus sueños. No puedes pedir más. Sientes que tocas el cielo con las manos. Te preparaste para esto en la universidad. Sientes que, definitivamente es lo tuyo, tu vocación, naciste para eso. Dedicas a tu mayor esfuerzo, conocimientos, y atención a tu trabajo.

Te dedicas a el de manera responsable y apasionada. Haces horas extra con gusto, sacrificas días libre para cubrir a un compañero y hasta ocasionalmente llevas trabajo a la casa. Cada dificultad en el camino es un desafío que enfrentas con osadía, cada intento por desanimar tus ideas y tus iniciativas, solo sirve para ponerle más empeño, ganas y entusiasmo.

Entonces un día te das cuenta de que las situaciones laborales comienzan a escapar a tu control. Tu mente ya no está tan despierta y lúcida para encontrar soluciones, más bien te sientes disperso y confundido. Ya no te entusiasma por las mañanas la idea de ir a trabajar, incluso puedes llegar a sentir un tremendo rechazo o apatía a todo lo relacionado con las responsabilidades laborales.

Emocionalmente te siente sensible, irritable, y tu paciencia se ha agotado. Cuando terminas tu horario, sales de tu lugar de trabajo, pero mentalmente no logras desconectarte de las preocupaciones a tal punto que terminan afectando tu vida privada.

¿Te sientes identificado/a con este cuadro? Si es así, probablemente estés padeciendo el síndrome de burnout.

¿Qué es el síndrome de burnout?

Según la Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-11 que entrará en rigor en el año 2022, bajo el código QD85 Problemas asociados con el empleo o el desempleo se define el Síndrome de desgaste ocupacional, o burnout:

“Es un síndrome conceptualizado como resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito. Se caracteriza por tres dimensiones:

1) sentimientos de falta de energía o agotamiento

2) aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo; y 

3) eficacia profesional reducida”. 

Y aclara que “El síndrome de desgaste ocupacional se refiere específicamente a los fenómenos en el contexto laboral y no debe aplicarse para describir experiencias en otras áreas de la vida”.

De esta manera la OMS ha reconocido al burnout como una enfermedad, tras la revisión del número 11 de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE.11).

¿Qué hacer al respecto?

Si has reconocido los síntomas mencionados anteriormente lo primero que quiero decirte es: No desesperes, todo tiene solución. Lo segundo: De esto también vamos a aprender algo positivo.

Si no te ha pasado, si aún te sientes cómodo en tu ambiente de trabajo y desempeñas con gusto tus responsabilidades laborales, no dejes de leer, porque el primer paso siempre es la prevención.

Primer paso: Prevención

Lo primero que debes saber, es que nadie está exento de sufrir el síndrome de burnout. Para prevenirlo te damos algunas sencillas recomendaciones:

  1. Pon freno a tiempo cuando notas que las presiones y la insatisfacción aumentan.
  2. No lleves trabajo a tu casa
  3. Respeta en lo posible tu horario estipulado. Lo ideal es entre 6 y 8 horas diarias.
  4. No estés permanentemente pendiente al teléfono o a tu correo electrónico por cuestiones laborales fuera de tu horario. 
  5. Puede ser necesario que tengas dos líneas telefónicas, una privada, personal y familiar y otra para los clientes, pacientes, o demás personas relacionadas al trabajo, de modo que puedas elegir horarios y días en los cuales desconectarte totalmente de lo laboral.
  6. Dedica tiempo diario a hacer ejercicio al aire libre.
  7. Cuida tus horas de sueño. Asegúrate de estar descansando bien por las noches.
  8. Mantén una alimentación equilibrada y a horarios regulares. Evita en lo posible comer en el lugar de trabajo.
  9. Cultiva amistades que no tengan relación con tu trabajo.
  10. Dedica un día semanal a descansar, desconectarte totalmente de todo lo rutinario. Ese será el día de recargar energías físicas, mentales y espirituales para comenzar una nueva semana.

Segundo paso: Recuperación

Si te has identificado con los síntomas de burnout, es probable que necesites ayuda profesional para recuperarte. No hay nada malo en eso. 

  1. Un chequeo médico guiado por un profesional del área clínica puede ayudar a identificar hasta qué punto el estrés laboral ha afectado tu salud física, y orientarte en la búsqueda de soluciones prácticas.
  2. La terapia psicológica es una excelente herramienta para ayudarte a entender lo que te está pasando y aprender a encarar de una manera mucho más equilibrada sana y positiva tu relación con el trabajo.
  3. Depresión y ansiedad pueden ser consecuencia directa del estrés laboral. En ese caso deberás acudir a un especialista en el área de psiquiatría que evaluará la necesidad de alguna medicación que te ayude a sobrellevar la situación hasta volver a la normalidad.
  4. Toma muy en serio los 8 remedios naturales, los cuales te ayudarán sin dudas a volver a tener una vida plena y feliz.

Mantener el equilibrio en todas las áreas de la vida es la clave. No es nada fácil hoy en día cuando las presiones y exigencias van en aumento y, además te manejas en ambientes muy competitivos. Muchos ponen en riesgo constante la salud en pro de logros laborales, sin embargo, el costo suele llegar a ser enorme.

Llegar al punto del agotamiento puede ser el tocar fondo tan necesario para volver a comenzar de una manera mucho más sana y equilibrada.

El desgaste laboral no es algo nuevo. Ya decía el sabio Salomón:

“Vanidad de vanidades, dijo el Predicador, vanidad de vanidades, todo es vanidad. ¿Qué provecho obtiene el hombre de todo el trabajo con que se afana debajo del sol?” Eclesiastés 1: 2, 3

Aparentemente llegó un punto en que el hombre más sabio de todos los tiempos también encontró sin sentido tanto afán relacionado con el mundo laboral. Curioso, ¿Cierto? Evidentemente nos cuesta a los seres humanos los términos medios. Dios nos ayude. Nos de sabiduría y determinación para lograr el tan anhelado equilibrio de tal forma que volvamos a disfrutar tanto de la vida privada como del entorno laboral. Ambas deben ser fuente de satisfacción, crecimiento y felicidad.

Fuente:

http://www.medicosypacientes.com/articulo/la-oms-reconoce-como-enfermedad-el-burnout-o-sindrome-de-estar-quemado

https://icd.who.int/browse11/l-m/es#/http://id.who.int/icd/entity/129180281

Voltar