Suicidio, qué hacer para ayudar

Mostrar apoyo y preocupación, no ignorar la situación

Madeli Santos

Master en Psicologia Clínica y Neuropsicología Educativa.

2 Artículos


11 de septiembre de 2019

Recuerdo con claridad aquel día nublado de invierno cuando me llegó una desgarradora noticia. Catalina (nombre ficticio) fue encontrada envenenada en el baño de su casa y en la habitación sus dos hijos (niña y niño) yacían en la cama abrazados, también envenenados. Al parecer aquella mujer había tramado todo su plan con cuidado y había dejado algunas pistas antes de su muerte. La historia conmovió toda una comunidad y aquellos que la conocían no podían creer lo sucedido ya que su vida era un ejemplo para muchas y sus hijos dignos de admiración ¿qué paso? ¿qué la llevo a tomar tal decisión? Su esposo horrorizado por la escena tuvo que enfrentar ver a su esposa y a sus hijos sin vida, en definitiva, un cruel final. 

La OMS publicó en el 2015, las últimas estadísticas de suicidio, mostrando una media de 9,8 suicidios por cada 100 mil habitantes, encabezando los mayores índices de suicidio los países de Uruguay, Bolivia y Argentina. El 2016 fue la segunda causa principal de defunción del grupo etario de 15 a 29 años en todo el mundo. El 79% de los suicidios tuvieron lugar en países de ingresos bajo y medianos. El 20% lo realiza por autointoxicaciones, otros métodos utilizados, son el ahorcamiento y las armas de fuego. 

¿Qué personas corren mayor riesgo?

aquellas que presentan varios cambios en las conductas, hábitos y pensamientos, entre ellos: tristeza, ideación suicida, entrega de notas, entrega de posesiones valiosas, aislamiento, incremento de consumo de sustancias adictivas, dificultades del sueño y apetito.

¿Qué hacer si una persona corre riesgo de suicidio?

  • Escuchar, mostrar empatía y mantener la calma,
  • Mostrar apoyo y preocupación,
  • Tomar en serio la situación y evaluar el grado de riesgo,
  • Preguntar acerca de intentos previos,
  • Preguntar acerca del plan suicida,
  • Ganar tiempo, pactar un “contrato de no suicidio”,
  • Restringir el acceso a medios letales,
  • Contactar con algún profesional para que vaya al socorro,
  • Si el riesgo es alto, permanecer con la persona.

Qué no hacer

  • a) Ignorar la situación,
  • b) Mostrarse consternado,
  • c) Decir que todo estará bien,
  • d) Retar a la persona a que siga adelante,
  • e) Hacer parecer el problema como algo trivial,
  • f) Dar falsas garantías,
  • g) Jurar guardar secreto,
  • h) Dejar a la persona sola.

A continuación, los cinco mitos más comunes sobre el suicidio

  • “La gente que habla de suicidarse nunca lo hace”. El 75% de los que se suicidan lo habían intentado con anterioridad, de cada 10 personas que lo hicieron, 9 dieron aviso de lo que ocurriría.
  • “El suicidio se comete sin previo aviso”. No es verdad, la persona da muchas señales verbales y extraverbales de sus propósitos.
  • “El paciente que se repone de una crisis suicida no tiene peligro de recaer”. Casi el 50% de los que atravesaron dichas crisis, cometieron suicidio entre los primeros tres meses.
  • “Todo el que se suicida esta deprimido”. Aunque todo deprimido es un suicida potencial, no todo el que lo lleva a efecto lo es.
  • “Hablando con un individuo con riesgo suicida sobre el tema, puede generar que lleve acabo el acto”. No es cierto, esto reduce el riesgo y es la primera posibilidad, quizá irrepetible, de iniciar su prevención. 

Si estas leyendo este artículo y estas pensando que el suicidio es una opción, déjame decirte que, aunque todo parezca no tener sentido y la tristeza o la desesperación embargan tu corazón, permite que alguien más te ayude:

  • Busca a alguien urgente (persona de confianza, profesional),
  • Habla de tus pensamientos de muerte,
  • No tomes una decisión precipitada, date solo esta oportunidad,
  • Permanece acompañado(a).
  • Medita en las palabras que Dios tiene para ti “No tengas miedo, porque estoy contigo. No mires por todos lados, porque soy tu Dios. Yo ciertamente te fortificaré. Yo cierta y verdaderamente te ayudaré” (Isaías 41:10).

Recurramos a ayudar a aquellos que nos necesitan, una palabra de aliento una escucha activa, una guía clara puede salvar una y muchas vidas, nunca lo olvides.

Bibliografía

OMS (2018). Suicidio. Recuperado de: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/suicide

Corona, B., Hernandes, M. y García, R. (2016). Mortalidad por suicidio, factores de riesgo y protectores. Revista Habanera de Ciencias Médicas. Cuba 15 (1).

Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad. (2012). Guía de práctica clínica de prevención y tratamiento de la conducta suicida. España

Perez, S. (2000.) Manual de Suicidiología.

Volver