14 de noviembre de 2018

Anemia

El papel de la alimentación es fundamental para evitar la anemia, pues debe proporcionar al organismo los nutrientes necesarios para producir las células sanguíneas.

Definición:

Literalmente significa “falta de sangre”, aunque habitualmente se refiera a la disminución en la cantidad de eritrocitos o glóbulos rojos que hay en la sangre. Son los que le dan el color rojo y que transportan el oxígeno necesario para la vida a las células del organismo.

Causas:

La anemia puede surgir por varios factores.

  • Insuficiente producción de sangre: Los eritrocitos viven casi cien días y constantemente se producen en la médula ósea nuevas células sanguíneas.  Para esto, la médula ósea necesita de hierro, proteínas, ácido fólico y diversas vitaminas. El nutriente que  con frecuencia escasea es el hierro y la anemia que se produce por esta carencia se llama anemia ferropénica.
  • Pérdida de sangre: en forma de hemorragias agudas o pequeñas hemorragias. En algunos casos estas pueden pasar desapersividas como por ejemplo: cuando hay sangrado en el interior del estómago o del intestino.
  • Destrucción de eritrocitos: Provoca una anemia llamada hemolítica, en la cual los glóbulos rojos son destruidos por diversas causas y enfermedades.

Tratamiento natural

El papel de la alimentación es fundamental, pues debe proporcionar al organismo los nutrientes necesarios para producir las células sanguíneas.

Los más importantes son:hierro, proteínas, vitamina B12, folatos o ácido fólico.

Otros nutrientes necesarios para la producción de sangre son: Vitamina B1, B2 y , C, E y cobre.B6

Aumentar:

  • Legumbres
  • Soja
  • Frutas
  • Verduras
  • Alfalfa
  • Remolacha
  • Espinaca
  • Semilla de girasol
  • Pistacho
  • Uva
  • Maracujá
  • Damasco
  • Limón
  • Miel de caña
  • Vitamina B12
  • Folatos
  • Vitaminas B, E y C

Disminuir:

  • Harina de trigo
  • Bebidas alcohólicas
  • Leche

 

Fuente: El Poder Medicinal de los Alimentos, Dr. Jorge Pamplona, ACES 

Volver