5 sugerencias para tener un año diferente

¿El año recién comienza y estás desanimado porque todo sigue igual? Calma… Con estas sugerencias podrás colocar tu vida en orden y así tener un año diferente.

Alessandra Guimarães

Periodista y gestora de contenido

9 Artículos


21 de enero de 2019

¡Llegó el nuevo año y la vida continúa de la misma manera! ¡Sería muy bueno si existiera una receta de cómo tener un año diferente! Pero la mala noticia es que eso no existe.

Lo que pasa generalmente es lo siguiente: cuando el año está cerca de terminar, empujamos naturalmente algunas situaciones para el año que aún no llegó.

De esa forma, creamos la falsa sensación de que, al iniciar el nuevo año, todo será transformado. Pero la frustración viene cuando despertamos el primer día del nuevo año, y todo sigue de la misma manera.

Los quilitos no deseados están en el mismo lugar (o incluso han aumentado en los últimos días) La vida financiera sigue desorganizada como siempre.

Y esa percepción de que la vida – y los problemas – todavía están vigentes, dan lugar a un pésimo sentimiento para iniciar el año: la desmotivación.

Este sentimiento surge por cuenta de una simple matemática: Las tareas del año viejo empujadas para el año nuevo + las tareas del año nuevo + la frustración porque todo sigue igual.

Entonces, ¿Cómo hacer para tener un año diferente?

La pregunta que no quiere callar es: ¿cómo hacer para que este año sea mejor que el año que acaba de terminar? Bueno, la respuesta puede no ser tan simple, pues cada persona tiene expectativas diferentes sobre el año que comenzó.

Pero existen actitudes básicas que al ser adoptadas, transforman la vida y hacen que los nuevos días ganen otro color.

Aquí vamos a dar 5 consejos de cómo tener un año diferente. Son consejos fáciles y prácticos que te ayudarán a tener un año mejor que el anterior.

1. Define metas

Si tu duda es cómo tener un año diferente del que pasó, debes saber que la definición de metas es esencial.  Las metas no funcionan sólo en el contexto profesional, sino también en el ambiente doméstico, escolar y en cualquier otra área de la vida.

Entonces, ¡vamos a estipular tus metas!

El primer paso es definir lo que te gustaría alcanzar en este nuevo año… ¿Ya lo pensaste? Ahora, escribe cuatro actitudes que debes tomar para alcanzar estos objetivos. Ah, como este es un objetivo personal, las actitudes elegidas deben depender sólo de ti.

Por ejemplo, si tu meta en este año es tener una mejor alimentación, puedes definir como actitud: dejar de comer dulce y de tomar gaseosas, comer más frutas y aprender recetas saludables.

¡Define tus metas hoy mismo y sin duda tendrás un año de grandes logros!

2. No procrastines

La segunda sugerencia que puede cambiar tu año es: ¡no procrastines! La palabra es extraña, pero la práctica es común para mucha gente. La procreación no es más que evitar o posponer la realización de ciertas actividades.

Y ahí, de nada sirve definir metas y objetivos, si al final de cuentas, la evasiva va a tomar el lugar de la realización. Si el año sigue así, al final de él, el resultado será frustrante.

Por eso, la punta de oro es: ¡ten foco! Organiza bien el tiempo, equilibra las actividades, el ocio y el descanso. Trabaja con recompensas personales. ¿Conseguiste alcanzar la meta diaria? ¡Entonces determina una recompensa!

¡Haz lo necesario para que el virus “mañana lo hago” no domine tu vida! Con esta inmunidad, seguramente tu año será muy diferente.

3. Cambia tus hábitos nocivos

La tercera sugerencia de cómo tener un año diferente, tiene relación con los hábitos. Tener fuerza de voluntad para hacer las cosas de forma diferente es muy bueno, pero no es suficiente. En este nuevo año, ten una actitud proactiva para cambiar lo que no está bien.

Si para ti un año se presenta peor que el otro, procura observar si hay hábitos – o sea, prácticas rutinarias, que ocurren de forma automática – que son responsables de ese sentimiento.

¿El trabajo ha tomado cuenta de tu vida al punto de no existir un día de descanso, tiempo con la familia e incluso tiempo para el desarrollo espiritual?

El exceso de trabajo es sólo un ejemplo de tantos hábitos considerados normales y aceptables, pero que son la causa de que miles de personas pierdan el gusto por la vida.

¿Qué hábito está destruyendo tu vida? ¡Decide por el cambio y vive un año diferente!

4. Ten relacionamientos saludables

Las relaciones que cultivamos interfieren fuertemente en nuestro bienestar. Y aquí estamos hablando de relaciones amorosas y sociales, pues esas dos categorías impactan la calidad de nuestra vida.

De esa forma, convivir con personas que traen paz, alegría y que buscan tu felicidad, son la mejor opción para tener un año diferente, para mejor.

Por otro lado, relaciones desequilibradas, abusivas, lleno de desconfianza y falta de respeto, son extremadamente tóxicas para cualquiera.

Entonces, ¿quieres saber cómo tener un año diferente de verdad? Reevalúa tus relaciones y pregúntate si están contribuyendo, o no, para que tengas días mejores.

5. Ejercita la gratitud

La última sugerencia para que tengas un año mejor es practicar la gratitud. Al principio, puede ser difícil, porque hay días en los que parece que no hay mucho para agradecer. Pero este ejercicio, además de proporcionar días mejores favorece la actividad cerebral.

Un estudio de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, mostró que pocos meses ejercitando la gratitud, por medio de la escritura, fue suficiente para que el cerebro se acostumbrara a la práctica. Una de las principales ganancias es la disminución de la depresión.

Ser una persona agradecida, hace que las pequeñas situaciones de la vida se conviertan en motivos de alegría. Con esto, al llegar al final del año, ¡será fácil reconocer cuántas cosas increíbles fueron vividas hasta allí!

¿Y tú? ¿Qué quiere hacer para que tu nuevo año sea mejor? ¡Cuéntanos aquí en los comentarios!

Volver