Alimentación saludable: 4 pasos básicos para comenzar

Tener una alimentación saludable es fundamental para quien desea disfrutar de una salud de hierro. Mira estas sugerencias de cómo comenzar a alimentarte mejor para vivir con salud.

Alessandra Guimarães

Periodista y gestora de contenido

7 Artículos


15 de agosto de 2018

Tener una alimentación saludable trae muchos beneficios. ¡Esto es incuestionable! Pero el gran desafío es hacer los cambios necesarios para alimentarse mejor. En realidad, el secreto para tener una vida saludable está en dar un paso por vez. En este artículo verás que una alimentación de calidad comienza con pequeñas actitudes.

Vivimos en una época donde la mayoría de las personas busca tener una vida saludable. Ya sea para cuidar su cuerpo, evitar enfermedades u obtener más energía en el día a día, procurar una alimentación saludable es esencial. Sin embargo, abandonar los malos hábitos alimentarios no es nada fácil y mucha gente no sabe por dónde comenzar.

Algunos creen que, elegir alimentos integrales, veganos o sin gluten son los únicos cambios que deben realizar para comenzar a alimentarse mejor. La realidad es que existen otras actitudes que se deben tener en cuenta y que marcan una gran diferencia en los hábitos.

Es por eso que compartimos cuatro sugerencias básicas para quienes quieren comenzar con una alimentación saludable. A través de ellas se puede alcanzar una nueva rutina y mejor calidad de vida. ¿Comenzamos?

  1. Planifique el menú de la semana

Si tienes dudas de cómo llevar una alimentación saludable, créeme: ¡Todo comienza con una buena planificación!  Quien busca un cambio, debe invertir más tiempo en la elección de lo que va a comer. Si no lo hacemos, en el trajín del día terminaremos eligiendo una comida preelaborada o algún fast-food, y no necesitamos comentar que este tipo de comida no nos hace bien a la salud, ¿verdad?

Entonces, debemos definir un día para planificar las comidas de la semana. Elegir el menú para el desayuno, el almuerzo y la cena. Pero ¡Atención! El secreto de una buena alimentación está en las elecciones. Por eso, cuidado con el exceso de carbohidratos y azúcares. Prioricemos las frutas, verduras y legumbres. Estos alimentos son esenciales para una buna salud.

Si tenemos un tiempito más, aprovechemos a dejar las frutas y verduras lavadas y cortadas. Esto nos ahorrará tiempo en la preparación de las porciones. Cuanto antes comencemos a organizar nuestras comidas, veremos que estaremos alimentándonos mejor. De esta manera, las comidas de la calle y otros alimentos que no nos hacen bien, ya no formarán parte de nuestra rutina.

  1. Destine un horario específico para comer

No sirve de nada tener un plato colorido, super rico en nutrientes y no tener una rutina alimenticia. Por eso es que la recomendación es realizar nuestras ingestas aproximadamente siempre en los mismos horarios.

Si apartamos un tiempo de calidad para comer, las ganancias para nuestra salud serán tremendas. Esto se produce porque la saciedad será mayor, o sea, no necesitaremos comer mucho para sentirnos satisfechos. Además, con una rutina alimenticia, los riesgos de adquirir un síndrome metabólico como la hipertensión, la diabetes tipo 2 y la obesidad, son reducidos. ¿Podemos ver la importancia de tener un horario adecuado para comer?

¡Ha, otra cosa! ¡Nada de pellizcar entre las comidas! Esto va a perjudicar nuestro organismo. En vez de comer hagamos lo siguiente: Cuando hayan pasado dos horas de nuestra última comida, aprovechemos a tomar agua. Esto nos ayudará mucho, en nuestra nueva rutina saludable.

  1. Cambie su paladar

El gran impedimento de quien quiere tener una alimentación sana es aceptar los “nuevos” sabores de los alimentos naturales. Hay gente que cree que lo que hace bien a la salud nunca es sabroso. Por esto es que esta sugerencia es tan importante. Lo que presentaremos ahora nos va a ayudar a tener éxito en los demás cambios que tendremos que hacer.

Uno de los más grandes mitos que existen, es que la comida saludable no tiene gracia. La verdad es que el problema no está en ella, está en nosotros. El “gusto a nada “del que mucha gente habla, está relacionado al paladar que formamos con nuestros hábitos.

Es muy simple comprender esto: Cada vez que ingerimos, por ejemplo, algún alimento azucarado, nuestro paladar se va acostumbrando con aquel sabor. Sin darnos cuenta, comenzamos a necesitar cada vez más de aquel nivel de azúcar. Es por eso que mucha gente cuando pide un jugo de naranja o de cualquier otra fruta, necesita adicionar varios saquitos de azúcar hasta llegar al “punto “en que le parece sabroso. Esto es nada más y nada menos que un paladar adulterado.

La buena noticia es que, si reducimos o eliminamos el consumo de alimentos ricos en azúcar, grasa y sal, como el chocolate, galletitas rellenas, snacks, gaseosas y sopas instantáneas, nuestro paladar comenzará a cambiar. En poco tiempo comenzaremos a descubrir los nuevos sabores y a disfrutarlos con placer su sabor original.

¡Al comienzo será difícil, pero es necesario ser persistente! La próxima y última sugerencia tiene que ver con esto.

  1. Sea determinado

Hablamos de tres sugerencias básicas para comenzar a tener una alimentación saludable. Pero nada de esto dará resultados si no estamos determinados a realizar cambios. Al comienzo será tentador comprar aquellos aperitivos cuando estamos en la calle o matar la sed con una gaseosa bien helada. Pero si estamos convencidos de los cambios que deseamos para nuestra vida, pronto esto no será un problema.

Comenzando despacio, colocando en práctica las sugerencias de este post, lo podemos conseguir. Así será posible hacer grandes cambios, no solo en la alimentación sino en todos los hábitos de nuestra vida. Si estamos determinados a tener una alimentación saludable, no habrá Fast-food que nos haga caer.

Sabemos que comer de forma saludable no es algo que se conquista de la noche a la mañana, pero si colocamos en práctica estas cuatro sugerencias, podemos tener la certeza de que será el comienzo de un gran cambio.

¿Te gustó este post? Entonces compártelo con tus amigos y comenta aquí abajo sobre cuál es tu mayor dificultad en tener una vida saludable.

Volver