¿Cómo fortalecer la inmunidad de los niños?

Aprenda a fortalecer la inmunidad de los niños y así proteger a los pequeños de las infecciones. ¡Vea los consejos y póngalos en práctica hoy!

Alessandra Guimarães

Periodista y gestora de contenido

16 artigos


9 de abril de 2020

En tiempos de tensión por el avance del coronavirus, otro tema que ha sido ampliamente discutido es cómo fortalecer la inmunidad, es decir, proteger el cuerpo contra los ataques del nuevo virus.

Específicamente, muchos padres están preocupados por el sistema de defensas de sus niños y se preguntan ¿cómo fortalecer la inmunidad de los pequeños, para que ninguna enfermedad encuentre una brecha y saque provecho de su vulnerabilidad?.

Cuando se trata de la inmunidad de los niños, según la Sociedad Brasileña de Pediatría (SBP), el sistemas inmune de los niños se considera inmaduro hasta los primeros dos años de edad.

Debido a las inmadurez de las defensas, los episodios de infecciones y otros problemas de salud terminan marcando la primera infancia. Solo alrededor de los 12 años el sistema inmunitario completa su madurez.

Es por eso que enfocarnos en cómo fortalecer la inmunidad de los niños es tan importante, especialmente en esta etapa, donde todo el sistema de defensa del organismo está en construcción y todavía no tiene “todas las armas” para luchar contra las amenazas del ambiente.

Entonces, ¡vamos con algunos consejos! ?

¿Qué fortalece la inmunidad de los niños?

Primero, para las madres que todavía están amamantando, sepan que amamantar es ideal para fortalecer la inmunidad de su bebé. Entonces, si puedes continuar, ¡continúa!

Por lo tanto, la Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna como fuente exclusiva de nutrición para bebés de hasta seis meses de edad.

Y después de introducir los alimentos sólidos, continúe amamantando hasta los dos años de edad. Eso es porque la leche materna tiene los nutrientes esenciales para fortalecer la inmunidad de los niños.

Tomar baños de sol también es una gran fuente de inmunidad. Además de ser esencial para la salud del bebé, y para todos en general, tomar sol debe ser parte de su vida diaria desde el primer mes.

De cinco a diez minutos son suficientes para fortalecer el sistema inmunológico del niño y, principalmente, para ayudar al cuerpo a activar la vitamina D

¡Otro recurso para fortalecer la inmunidad de los niños (y también de los adultos) es el agua!

En este caso, es como si el agua limpiara las toxinas en el cuerpo. Además de ser rica en calcio y magnesio, vitaminas esenciales para fortalecer la inmunidad de los más pequeños.

Además de la lactancia materna y el agua, la actividad física es esencial para fortalecer los cuerpos de los niños.

Actividades como jugar a la pelota, andar en bicicleta y saltar la cuerda aumentan el número de células asesinas naturales, que son fundamentales para combatir las infecciones virales y las células tumorales.

Vacunación: fundamental

Otro punto clave para fortalecer la inmunidad de los niños es mantener actualizada la tarjeta de vacunación. La vacunación protege a los niños de una variedad de enfermedades graves.

Ahora, si tiene miedo de los efectos secundarios que pueden surgir, debes saber que, en general, no será más que fiebre y dolor en el sitio de la picadura. En contraste, la vacunación agregará fuerza adicional al sistema inmune.

Y si te haz olvidado de alguna dosis, habla con el pediatra y ajusta el calendario de vacunación lo antes posible.

Para fortalecer la inmunidad de los niños: leche materna, luz solar, agua, actividad física y tarjeta de vacunación actualizada

Alimentos para fortalecer la inmunidad.

Finalmente, hablemos de los alimentos que ayudan a fortalecer la inmunidad de los niños. Una gran opción son las frutas cítricas, que son ricas en vitamina C.

Por ejemplo, naranja, mango, piña, fresa, kiwi, guayaba, papaya, acerola, maracuyá, limón. ¡Todas ellas son frutas deliciosas que son muy buenas para la salud!

Las frutas también son ricas en fibra, lo que ayuda al sistema digestivo, además de facilitar la absorción de hierro a través de las paredes gástricas.

Otras opciones alimenticias para fortalecer la inmunidad son las verduras de color verde oscuro, como el brócoli, la rúcula, el berro, la col rizada y otras de este color.

Esto se debe a que tienen una gran cantidad de ácido fólico y vitamina B9, lo que ayuda en la formación y el fortalecimiento de los glóbulos blancos, que son responsables del sistema de defensa del cuerpo humano.

También se sabe que los tomates protegen el corazón y ayudan a la inmunidad porque son ricos en licopeno.

El ajo y la cebolla, que generalmente se usan como especias, son muy ricos en antioxidantes, rutina y quercetina, que también son antiinflamatorios naturales, lo que fortalece el sistema inmunológico.

Para fortalecer la inmunidad de los niños, use vegetales de color verde oscuro y creatividad.

Otros ingredientes que fortalecen la inmunidad.

Otra opción para fortalecer la inmunidad son las raíces, como el ñame y el jengibre. Son raíces muy beneficiosas para el sistema inmune.

En este caso, fortalecen las defensas de nuestro cuerpo, además de eliminar toxinas. ¡Ah, son súper fáciles de mezclar en jugos y vitaminas, lo que hace que las bebidas sean más deliciosas!

Otro consejo son los hongos comestibles, como shimeji, shiitake y champiñón. Son ricos en proteínas, zinc y vitamina B12.

Además, tienen acción microbiana, antiinflamatoria y antioxidante, y también ayudan a combatir el colesterol y la diabetes.

Las semillas oleaginosas y las legumbres también fortalecen las inmunidades. Se incluyen ambos tipos: nueces, almendras, chía, linaza, anacardos y nueces, frijoles, chauchas, garbanzos, lentejas y guisantes.

Todos ellos tienen suficiente selenio, zinc, vitamina E y ácidos grasos, todos estos compuestos son excelentes para fortalecer la inmunidad.

Descanso e higiene.

Finalmente, los expertos son unánimes al decir que una buena noche de sueño ayuda al niño en su desarrollo. El descanso vigoriza y también ayuda a fortalecer la inmunidad.

Pero también vale la pena recordar que la falta de sueño libera cortisol (hormona del estrés), lo que reduce la inmunidad.

Además, mantener la higiene de las manos es esencial para los niños. Las manos sucias son vehículos para que proliferen bacterias y virus en el cuerpo.

Por lo tanto, cada vez que el pequeño juega en el piso, cambia de juguetes o va al baño y antes de las comidas, siempre es importante lavarse las manos.

¿Te gustaron los consejos? ¡Compártelos para ayudar a otras familias a fortalecer la inmunidad de sus niños!

Con la colaboración de Marcela Borges, enfermera y maestría en Salud Pública (Coren 167765)

Voltar