Hepatitis

Hepatitis es la inflamación del hígado que se evidencia por un aumento en sangre de una enzima hepática llamada TGP.

Columnistas

55 artigos


29 de julio de 2021

El mes de julio es un mes muy especial para hacer recordar a la población en general la importancia de prevenir, diagnosticar y tratar a las diferentes hepatitis virales.

Hepatitis

El Día Mundial de las Hepatitis Virales es el 28 de julio en honor al nacimiento del descubridor de este virus, Baruch Samuel Blumberg (Premio Nobel de Medicina).

¿Qué significa tener esta enfermedad?

Hepatitis es la inflamación del hígado que se evidencia por un aumento en sangre de una enzima hepática llamada TGP.

Pueden ser ictéricas o anictérica.

Se dice que es ictérica cuando el paciente presenta un aumento en sangre de la bilirrubina total mayor a 2,5 mg/dl., por lo que el paciente puede presentar color amarillento en la piel, en las conjuntivas y también puede sentir prurito (picazón en la piel).

Pero hay otro grupo de pacientes que presenta el tipo ictericia por lo que se dificulta el diagnóstico al poseer pocos síntomas, por tal motivo muchos no consultan al médico o lo consideran un cuadro viral que pasará sin dejar secuelas.

 ¿Cuáles son las causas de la hepatitis?

Debemos destacar que esta puede deberse a diferentes motivos:

Virales (hepatitis A, B, C, otros virus) La única forma de detectarlas es mediante un análisis específico para el que sólo se necesita una simple extracción de sangre.

No virales (autoinmune, consumo de alcohol, medicamentosa, NASH, Sindrome de superposición, criptogénica)

¿Cómo se trasmiten la hepatitis?

La Hepatitis A, E: Se trasmite principalmente al ingerir alimentos o agua contaminada

Mientras que la Hepatitis B: Se trasmite generalmente a través de las relaciones sexuales.

Y por ultimo la Hepatitis C: Se trasmite por elementos en contacto con sangre (agujas sucias o sangre sin analizar)

¿Cuáles son los síntomas?

Debemos recordar que, a nivel mundial, 325 millones de personas viven con hepatitis B y C, pero sólo una de cada diez conoce su diagnóstico.

Además, de quienes son diagnosticadas, sólo una de cada cinco recibe un tratamiento apropiado.

Esto ocurre porque muchas personas presentan síntomas inespecíficos como: cansancio, febrícula, dolor muscular, pérdida del apetito y realmente son muy pocas las personas que presentan ictericia (color amarillento de la piel y de las conjuntivas) acompañada con coluria (color coca cola en la orina) y dolor abdominal, específicamente en el costado derecho.

¿Qué puede ocurrir si no se detecta a tiempo?

En el caso de la hepatitis por virus B o C pueden evolucionar a una cirrosis hepática.

Principalmente en el caso de la hepatitis C, más del 80 % de los contagiados por este virus, presentan hepatitis C crónica, cirrosis y cáncer hepático (HCC).

Alrededor del 15% de los constagiados con hepatitis B pueden presentar sintomas de forma crónica, HCC, cirrosis hepática, falla hepática fulminante (FHF) y muerte.

Además, debemos recordar que pueden ser portadores asintomáticos y pueden contagiar a otras personas por tal motivo es fundamental tomar conciencia de lo mencionado previamente.

La hepatitis A, nunca pasa a la cronicidad, pero puede generar en algunas personas falla hepática fulminante y hasta requerir un trasplante hepático urgente.

En otros casos el virus de tipo A puede gatillar un fenómeno autoinmune que lleva al paciente a presentar en forma crónica hepatitis autoinmune.

¿Cuál sería la prevención y el tratamiento de la hepatitis?

La hepatitis A se evita con una buena higiene de los alimentos y con el lavado de las manos, ya que se trasmite por vía fecal-oral.

En el caso de la hepatitis B se puede prevenir con una vacuna segura, eficaz y gratuita incluida en el Calendario Nacional de Vacunación

Ahora bien, el tratamiento permite controlar la enfermedad, pero no obtiene la cura.

Para la hepatitis C no existe vacuna y se puede prevenir evitando el contacto con sangre al compartir agujas o jeringas.

También con el uso de preservativos en todas las relaciones sexuales, dado que éstas son las principales vías de transmisión. Actualmente, esta enfermedad dispone de tratamientos muy eficaces que logran la cura en períodos muy cortos de tiempo.

Como conclusión queremos recalcar que:

Es absolutamente necesario mantener los servicios esenciales de prevención y tratamiento relativos a la hepatitis viral durante la pandemia de Covid-19 y durante toda la vida con el fin de evitar sus complicaciones y tener una próspera salud.

No descuidar una cosa por atender otra, pues cada aspecto de la salud es importante para mantener la salud integral.

Entrevista a la Dra. Eva Varela – Médica Hepatóloga, subespecialista en trasplante hepático – Servicio de Hepatología del Sanatorio Adventista del Plata

Voltar