La anemia ferropénica: síntomas y cuidados

La anemia es la deficiencia de hierro en el organismo, que causa diversos síntomas. La solución es aumentar el consumo de alimentos que son fuente de hierro.

Marcela Borges

Enfermera, Maestra en Salud Pública.

18 artigos


15 de junio de 2021

La anemia ferropénica, causada por la deficiencia de hierro, es la forma más común de esta enfermedad en comparación a las demás. Se cree que el 95% de las anemias son causadas por una falta de hierro u otros nutrientes esenciales como el Zinc, la vitamina B12 y proteínas.

Cuando hay falta de hierro en el organismo ocurre un efecto cascada: la hemoglobina cae y los glóbulos rojos, responsables por transportar oxígenos a las tejidos del cuerpo, también. Esto causa la sensación de debilidad y desmayos comunes en personas en un estado anémico.

Los grupos más afectados por la anemia ferropénica son los niños, los gestantes, las mujeres que están amamantando y las niñas adolescentes y mujeres adultas en etapa reproductiva.

Curiosamente, las mujeres son las más afectadas por este tipo de anemia, porque pierden hierro en la menstruación durante la etapa reproductiva. Pero, los hombres (adolescente, adultos y ansíanos) también pueden ser afectados.

La anemia afecta mayormente a mujeres a causa de la perdida de hierro durante la menstruación y la gestación.

Síntomas de la falta de hierro. 

Infelizmente, las señales y síntomas de la falta de hierro no son específicos. Por eso, para confirmar el diagnóstico es necesario realizar exámenes de sangre en un laboratorio médico.

O sea, incluso si los síntomas no son aparentes, mantente atento a algunas señales. Estas son algunas de las señales de que debes buscar atención medica especifica:

  • Cansancio generalizado;
  • Mareos;
  • Dolor de cabeza;
  • Pérdida de apetito;
  • Palidez de la piel y las mucosas (parte interna de los ojos y las encías);
  • Apatía que conduce a un rendimiento más bajo;  
  • Palpitaciones;
  • Taquicardia;
  • Caída significativa del cabello;
  • Uñas frágiles;
  • Infecciones frecuentes.

Ahora bien, la anemia en los niños tiene además otro detalle a destacar: puede presentar un atraso en el crecimiento y dificultades de aprendizaje.

Por eso, la anemia ferropénica puede ser un problema común y debe ser tomado en serio. Porque cuando hay falta de hierro en el organismo, es común que haya una perdida significativa de la habilidad cognitiva. Además, la anemia puede estar asociada a hasta el 50% de las muertes de las mujeres en el parto.     

Alimentos ricos en hierro.

De hecho, los alimentos de origen animal y vegetal pueden aportar hierro al organismo. Pero ten en cuenta que, al contrario de lo que muchas personas piensan, la leche y los huevos no son fuentes tan importantes de hierro. Aunque existen algunas leches que son enriquecidas con este mineral.

Entre los alimentos de origen vegetal ricos en hierro tenemos:

  • Hojas verdes: apio, acelga, perejil, espinaca, etc.;
  • Leguminosas: porotos, garbanzos, lentejas, arvejas;
  • Granos integrales o enriquecidos;
  • Nueces y castañas;
  • Miel de caña;
  • Rapadura;
  • Azúcar morena.

Aquí también podemos destacar la soja, ya que el grano y sus derivados son una gran fuente de hierro. Por ejemplo, el tofu (queso de soja) contiene 5,36mg/100g de hierro.

Esto quiere decir que tiene tres veces más hierro que la carne o el queso fresco. La leche de soja por otro lado contiene 0,58mg/100g, diez veces más que la leche de vaca.

Combina el hierro con la vitamina C.

Otro consejo importante es: Combina el hierro con la vitamina C. Esa combinación promueve una mayor absorción de los nutrientes.

Actualmente, se recomienda que en cada comida haya por o menos 30mg de vitamina C (la cantidad que ofrece el jugo de limón) por el efecto beneficioso sobre la absorción del hierro.

Entonces, condimenta tus ensaladas de hojas verdes y crudas con juego de limón. Otra forma es hacer jugos con mezclas de alimentos con gran cantidad de hierro y vitamina C.

Finalmente, es importante resaltar que existen diferentes niveles de anemia que pueden variar de moderada a grave. En algunos casos, es necesaria la reposición de hierro y otros minerales para el tratamiento.

Por eso, si estas sintiendo algunos de los síntomas que mencionamos, busca atención médica y sigue las orientaciones de los profesionales.

Voltar