La oración, una ayuda en medio del caos

La oración es una forma eficiente de encontrar la paz en medio de dificultades y temores sobre el futuro.

Alessandra Guimarães

Periodista y gestora de contenido

19 Artículos


6 de julio de 2020

Cuando el nuevo Coronavirus invadió el mundo, el motor de búsqueda más grande en Internet, Google, registró un aumento significativo en las búsquedas del término “oración”.

Es decir, desde que la compañía comenzó a recopilar datos de búsqueda de sus usuarios, nunca antes ha habido más demanda de este tema.

Sin lugar a dudas, no es fácil superar esta nueva realidad: el aislamiento social, el miedo al futuro y las implicaciones financieras que trajo el virus son algunos de los puntos vinculados a la pandemia.

Del mismo modo, los registros de Google nos muestran que, en medio de la pandemia y las incertidumbres que ha traído, millones de personas buscan consuelo a través de la oración.

Pero después de todo…

¿Qué es la oración?

Dialogar con alguien superior puede tener muchos nombres. Además de la oración, algunos llaman a este acto de rezo o súplica.

Sin embargo, independientemente del nombre asignado, lo más importante es entender lo que realmente significa orar.

Ciertamente, la filosofía, la teología y otras ciencias tienen una explicación de lo que significa la oración o cómo debe hacerse.

Sin embargo, hay una frase, de una escritora estadounidense, Ellen White, que resume bien lo que la oración, de hecho, es:

¡Orar es abrirle tu corazón a Dios como a un amigo! ❤️

Y, a decir verdad, qué bueno es tener una persona confiable a quien abrirle el corazón, y compartir las alegrías y las penas de la vida.

En consecuencia, entendemos que es a través de la oración que se construye la relación con Dios.

Entonces, mientras más hablamos con Dios, más nos acercamos a Él.

¿Cómo debemos orar?

La Santa Biblia contiene numerosos relatos de personas que frecuentemente oraban a Dios.

Lo más interesante es ver que la posibilidad de orar, de hablar con Dios, no se limita solo a un grupo de personas.

Por el contrario, la oración es un medio para conversar con lo Divino que se ha puesto a disposición de cualquiera que quiera usarla.

Independientemente de si tu eres religioso o no, o si no eres feligrés, el acceso a Dios a través de la oración está disponible para TODOS.

Del mismo modo, no hay un lugar, un tiempo o palabras que deban usarse en la oración. Cada momento y lugar puede ser un momento para hablar con Dios.

¿Recuerdas que orar es como tener una buena conversación con un amigo? Entonces, la oración debe ser de esta manera: sincera, real y honesta.

En resumen, la forma correcta de orar es aquella en la que sale la verdad de tus labios. No tiene sentido memorizar palabras bellas y cultas, u oraciones tradicionales para hablar mientras se busca a Dios si eso no es realmente lo que hay en el corazón.

Así como un amigo percibiría la forma robótica de una conversación memorizada, Dios también lo hace.

Y lo que más quiere es que le hables, ya sea de rodillas, acostado en la cama, en el autobús, en la cocina, en el supermercado o donde sea que vayas, como si hablaras con ese gran amigo: simplemente siendo tú.


Orar trae paz y descanso 🙏

Describir qué es la oración y sus efectos es como tratar de explicarle a alguien el sabor de un plato sabroso. Incluso puedes acercarte con la explicación al sabor en sí, pero solo degustándolo es posible comprender los efectos y las sensaciones que trae.

Entonces, si quieres tener paz y descansar en este momento de pandemia, prueba el poder de la oración y sus efectos. ¡Utiliza este regalo que te puede conectar con el cielo!

Finalmente, para tener paz y descanso, presenta tus miedos, tu ansiedad, tus problemas a Dios a través de la oración.

Déjelo a Él resolver lo que tu no puede resolver. Solo así podrás experimentar la paz, incluso si todo a tu alrededor es una guerra.

Debes saber que el abrazo de Dios para ti está a solo una oración de distancia.

¿Te ayudó este artículo? ¡Puedes compartirlo con otros!

volver