Los famosos “itis” del invierno

En invierno, sobre todo, aparecen sinusitis, rinitis, otitis, laringitis y otras “itis”. Vea cómo lidiar con estas dolencias respiratorias.

Marcela Borges

Enfermera, Maestra en Salud Pública.

18 artigos


16 de agosto de 2021

Es muy común, sobre todo en invierno, escuchar a alguien decir que padece alguna de las famosas “itis”: otitis, laringitis, amigdalitis, sinusitis y faringitis.

El caso es que una gripe mal curada puede progresar a una infección y llegar al oído, la laringe o la amígdala, provocando la famosa “itis”.

Por ello, estas “itis” requieren tratamientos más complejos, elaborados con antiinflamatorios o antibióticos, pero siempre bajo supervisión médica.

“Itis” del invierno atacando el oído

En primer lugar, es necesario comprender que el oído se puede dividir en tres partes. La primera parte es el oído externo, el canal donde se forma la cera.

Luego viene el tímpano, conocido como la parte media del oído. Y finalmente, la parte más interna donde está el laberinto.

En general, las infecciones de oído son el resultado de un resfriado, una gripe o una rinitis alérgica que ha provocado una acumulación de secreciones en el oído medio, provocando el tipo más común de infecciones de oído.

La infección del oído externo, por otro lado, se produce debido a la humedad y es una otitis más leve.

Es decir, el primer síntoma de la otitis es el dolor, que es intermitente y constante, que empeora cuando se comprime justo delante de la oreja.

Además, este dolor puede irradiarse a la cabeza o al cuello, del mismo lado que el oído afectado. En caso de otitis media, la mayor parte del tratamiento se realiza con antibióticos.

Mientras que en la otitis externa, el tratamiento es más suave, generalmente con una solución en gotas para uso local, pero siempre prescrito por el médico.

Para prevenir la otitis

En este caso, en niños que son amamantados, es necesario evitar amamantar con el niño en posición acostada. En esta posición, es común que una pequeña cantidad de leche se filtre en el canal auditivo causando inflamación.

Otro consejo, que se aplica a niños y adultos, es que para prevenir la otitis externa, es necesario secar bien la parte externa de la oreja después de bañarse y practicar actividades acuáticas.

La segunda “itis” sinusitis

Uno más de los famosos “ites” del invierno, la sinusitis es la acumulación de secreciones en los senos faciales, es decir, en las cavidades de los huesos faciales.

Esta secreción provoca un proceso inflamatorio en las membranas que existen en la zona, que puede convertirse en una enfermedad crónica.

En este caso, los síntomas más comunes son:

  • irritación de garganta
  • Dolor alrededor de los ojos o la nariz
  • constante dolor de cabeza
  • Sensación de pesadez en la cara o la cabeza, especialmente al agacharse.
  • Congestión nasal
  • Secreción nasal amarilla o verdosa
  • tos que empeora por la noche
  • Fiebre

Entonces, en presencia de síntomas indicativos de sinusitis, que se acompañan de fiebre, secreción purulenta de la nariz y dolor severo en la cara, el destino debe ser el médico para una recomendación de tratamiento.

Sin embargo, si los síntomas son leves o un resfriado (conozca la diferencia entre un resfriado y una gripe), puede haber una mejoría con cuidados en el hogar.

Por ello, se recomienda que durante hasta 10 días el uso de analgésicos, antiinflamatorios o corticoides recetados por el médico.

“itis” sinusitis
La diferencia entre sinusitis aguda y crónica está relacionada con la duración de los síntomas: más de 12 semanas de síntomas ya se considera un caso crónico.

Consejos naturales para aliviar la sinusitis

Existen algunas recetas naturales que pueden ayudar a aliviar los síntomas de los senos nasales tales como:

  • Beber 2 litros de agua al día para fluidizar la secreción.
  • Inhale o vaporice de 2 a 3 veces al día con solución salina en el inhalador; vapor de eucalipto u orégano; o respirar profundamente el vapor del baño
  • Lávese la nariz con solución salina, hasta 4 veces al día, usando una jeringa de 20 ml.
  • Haga cataplasmas de arcilla sobre los senos nasales (frente, nariz y mandíbula) dos veces al día. Deje la cataplasma en su lugar hasta que se seque.

De todos modos, estas recetas alivian los síntomas y complementan el tratamiento indicado por el médico.

¡Pero cuidado! Si los síntomas son intensos, con fiebre o no mejoran en 10 días, es posible que se necesiten antibióticos.

Cómo vaporizar con eucalipto

Ingredientes

  • 5 gotas de aceite esencial de eucalipto
  • 1 litro de agua hirviendo

Preparación

Ponga el agua hirviendo en un bol y agregue las gotas de aceite esencial. Cúbrase la cabeza con un paño e inhale el vapor. Respire vapor profundamente durante hasta 10 minutos, repita 2-3 veces al día.

Si no tienes aceite esencial, también es posible vaporizarlo con té de hojas de eucalipto.

Plantas medicinales para vaporización: manzanilla para rinitis alérgica y tos irritante; orégano y eucalipto para expectoración y sinusitis.

La amigdalitis es uno de los famosos “itis” del invierno

Uno más de los famosos “ites” del invierno es la amigdalitis causada por virus, solo el 15% son causadas por bacterias.

Esto significa que en el 80% de los casos no se necesita ningún antibiótico.

Ahora, sobre los síntomas, la amigdalitis conduce a la aparición de picazón y dolor de garganta que dura más de dos días.

Así como dificultad para tragar, falta de apetito, tos seca, fiebre y malestar.

En cuanto al tratamiento, se puede realizar con el uso de antibióticos derivados de la penicilina, en el caso de inflamación provocada por bacterias. y medicamentos para controlar la fiebre y el dolor, si la amigdalitis es de origen viral.

Aunque la amigdalitis dura un promedio de tres días, es común que el médico recomiende el uso de antibióticos durante un período de tiempo más prolongado para asegurar la eliminación de las bacterias del organismo.

Así como es importante que el tratamiento se realice según lo indicado para evitar complicaciones o recurrencia de la enfermedad. 😉

En cualquier caso, también conviene asociar los tratamientos caseros al tratamiento convencional.

Por ejemplo, cataplasma de arcilla en el cuello, haga gárgaras con arcilla diluida en agua o con agua tibia con sal o agua tibia, limón y sal o agua con bicarbonato de sodio, 2 veces al día.

Estos agentes antibacterianos ayudan a aliviar los síntomas y a combatir el agente infeccioso.

Hacer gárgaras por amigdalitis

Ingredientes:

  • 3 col. (sopa) de jugo de cebolla
  • 3 col. (sopa) de jugo de plátano
  • 3 col. (sopa) de jugo de romero
  • 1/2 taza de té de malva

Modo de empleo:

Agregue los jugos en el té de malva y haga gárgaras cada 2 horas.

Otras recomendaciones:

  • beber abundante agua
  • Incrementa tu consumo de alimentos ricos en vitamina C
  • Prefiere el consumo de alimentos líquidos o pastosos.

Inflamación en la faringe: faringitis

Asimismo, la faringitis también es famosa en climas fríos. Es una inflamación de la garganta que puede ser causada tanto por virus como por bacterias.

En el caso de la faringitis viral, los virus causantes pueden ser adenovirus, coronavirus, rinovirus, influenza o parainfluenza. También ocurren como resultado de un resfriado o una gripe.

Además de las infecciones de las vías respiratorias, la faringitis también suele acompañar a la amigdalitis.

Al igual que con otras infecciones, solo el médico puede definir con precisión si el dolor de garganta proviene de la faringe o de las amígdalas, ya que los síntomas e incluso las causas son muy similares.

Pero estos son algunos de los síntomas de la faringitis:

  • Dolor intenso, enrojecimiento e hinchazón en la garganta.
  • dificultad para tragar
  • ronquera
  • Fiebre
  • Aparición de pequeños bultos dolorosos en el cuello.

En este caso, el tratamiento de la faringitis variará según los síntomas y la causa. Es decir, ya sea viral o bacteriana.

Pero, independientemente de la causa, es importante incluir en el tratamiento el cuidado de permanecer en reposo y beber abundante líquido.

Otro cuidado importante es con la comida. Evite los alimentos que estén demasiado calientes o fríos. También trate de hablar menos para evitar toser y empeorar los síntomas.

Laringitis, inflamación de la laringe

Finalmente, dentro del grupo de las famosas “itis” invernales se encuentra la laringitis, que es una inflamación en la mucosa de la laringe, la parte superior de la tráquea.

Como otros problemas ya mencionados, la laringitis puede tener una causa viral o alérgica.

En este sentido, puede ser agudo, provocado por una infección viral como un resfriado común. O crónico, causado por un uso excesivo de la voz, infecciones graves, reacciones alérgicas e inhalación de irritantes (como el humo del cigarrillo).

En general, los síntomas son: falta de apetito, fiebre, dolor al tragar y hablar, secreción nasal, tos y, sobre todo, ronquera.

A veces, estos síntomas se intensifican y se asocian con dificultad para respirar e hinchazón en las vías respiratorias, lo que hace que el aire “silbe”.

Así, el tratamiento consiste en medicación para aliviar los síntomas y, según el caso, antialérgico.

Además, el tratamiento de la laringitis depende de los síntomas, pero descansar la voz y respirar vapor caliente alivian el malestar y ayudan a curar el área inflamada.

Por tanto, la principal estrategia utilizada en el tratamiento de la laringitis es la inhalación de aire humidificado, como la inhalación de vapor de té de eucalipto, que permite mejorar en poco tiempo. ¡La receta está ahí arriba!

Finalmente, los pacientes con laringitis deben beber abundantes líquidos, permanecer en reposo, no forzar la voz, evitar inhalar humo o polvo y reducir sus actividades evitando el esfuerzo.

Los famosos “itis” del invierno tienen garantizada su presencia en la temporada, así que cuida tu salud para que no te topes con estos desagradables problemas.

¿Te gustó el contenido? ¡Comparte! 😀

Voltar