Alergias alimentarias.

Los alimentos son esenciales para nuestro organismo, como fuente de placer y para proveer identidad cultural. Sin embargo, algunos de ellos se involucran en una serie de enfermedades, aunque parezca extraño.

Marta Ravinovich

Licenciada en Nutrición y Profesora Universitaria en Nutrición.

2 artigos


19 de julio de 2021

Alergias, según la Academia Europea de Alergia Inmunología Clínica, es una reacción adversa exagerada relacionada con la ingesta de alimentos o aditivos alimentarios.

Existen dos categorías: Alergia e Intolerancia.

La alergia influye en nuestro sistema inmune, la respuesta es muy grande, no así frente a una intolerancia. El sistema inmunológico, en caso de alergia, responderá de manera anormal contra las proteínas de ciertos alimentos, que se repite cada vez que se ingiere el alimento.

La hipersensibilidad dependerá de la susceptibilidad de cada persona. Las manifestaciones clínicas de las alergias pueden tener un efecto muy agudo, e inclusive muy grave como un shock anafiláctico.

La anafilaxia según la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica es “una reacción alérgica grave que se produce repentina y severamente después de la exposición a los alergenos, más comúnmente comida, medicamentos y veneno de insectos, y puede ser fatal”.

Las alergias pueden provocar problemas en la piel, en la respiración, siendo un efecto sistémico. No hay relación dosis-respuesta, una pequeña cantidad puede generar la alergia, así como una gran cantidad.

La intolerancia alimentaria, podría dar una respuesta leve o mínima si el consumo es bajo. Un ejemplo sería la intolerancia a la lactosa, cuanto más se consume, la respuesta será más grave.

Diferenciemos con la intoxicación alimentaria que dependerá de la comida, no del individuo, por ejemplo, un licuado contaminado con alguna bacteria. Ante la presencia de alergia o intolerancia alimentaria uno “es alérgico” “o soy intolerante”, en la intoxicación “estoy intoxicado por cierto alimento”

Incidencia y diagnóstico

Mientras que las alergias has sido conceptualizadas como una condición pediátrica, los datos recientes indican un gran impacto también en adultos. Las alergias son diagnosticadas únicamente por un profesional médico.

Actualmente podemos toparnos con pseudo profesionales de la salud, farmacéuticos o vendedores de alimentos saludables que asientan hacer pruebas para determinar alergias. Debemos tener cuidado porque esto es incorrecto.

Han aumentado su incidencia en los últimos años, por posibles factores medioambientales y estilos de vida que influyen en la predisposición genética.

Recomendaciones en caso de una alergias diagnosticadas

El primer paso es identificar cuáles son los productos que contienen el alimento alergeno. Será indispensable aprender a leer las etiquetas nutricionales donde se detalla los ingredientes.

Familiarizarse con los nombres relacionados con los alimentos que no se debe consumir, se convertirá en un hábito familiar. Aconsejamos acostumbrarse a realizarlo con frecuencia a este análisis de ingredientes porque las marcas evolucionan y el listado de ingredientes podría cambiar.

Las alergias más frecuentes: son los responsables de la mayoría de las reacciones: leche, huevo soja, trigo, frutos secos, pescado, mariscos y maní

Alergias alimenticias
Alergias alimenticias

A diferencia de recomendaciones y paradigmas de prevención anteriores, ahora no se recomienda eliminar los alimentos alergenos más comunes en bebes.

Pueden consumirlos, y los adultos responsables del bebe deberán estar atentos a cualquier síntoma para ser diagnosticado por los médicos.

La recomendación actual es favorecer el parto natural y evitar antibióticos innecesarios, sobre todo en los primeros meses de vida.

Las madres en gestación no deben excluir alimentos, sino más bien mantener una alimentación completa y saludable. Luego la lactancia materna juega un rol fundamental.

¿Las alergias son de por vida?

Por lo general es transitoria, en algunos casos no remite. Debemos concientizar a los niños, las maestras, y los padres sobre la inclusión de los niños con alergias, para su bienestar y adaptación social.

El ambiente seguro mejora la situación de los niños con alergias alimentarias.

Voltar