¿Qué es un ACV?

¿Cómo identificar un accidente cerebrovascular y qué hacer en esta situación? ¿Cómo podemos prevenirlo?

Columnistas

23 Artículos


29 de octubre de 2019

Mauro es un hombre activo en sus 57 años. Estaba participando de un curso de capacitación en la empresa para la que trabaja cuando comenzó a sentirse mal.

Cuando sus colegas lo acompañaron hasta el carro, se cayó. Aparentemente debido a la pérdida de fuerza en el lado derecho del cuerpo.

Mauro estaba teniendo un ACV (Accidente Cerebrovascular). En otras palabras, una enfermedad grave que ha provocado la muerte de millones de personas en el mundo.

El accidente cerebrovascular se conoce popularmente como “derrame cerebral” y tiene dos tipos principales: isquémico y hemorrágico.

El accidente cerebrovascular isquémico ocurre cuando un vaso sanguíneo se obstruye y la sangre no puede pasar para transportar oxígeno y nutrientes a una parte particular del cerebro. Es el más común, con el 85% de los casos de accidente cerebrovascular.

El accidente cerebrovascular hemorrágico, ocurre cuando un vaso sanguíneo se rompe y la sangre se filtra al cerebro.

El ACV es uno de los mayores problemas de salud de nuestra sociedad moderna; aproximadamente una de cada seis personas sufrirá un derrame cerebral a lo largo de su vida. Además, una de cada diez muertes es causada por ella.

Y lo más dramático del accidente cerebrovascular es que poco se puede hacer después de que sucede. Aparte de esto, un gran número de pacientes tendrá secuelas por el resto de sus vidas.

La historia de Mauro bien puede ser la nuestra o la de alguien que amamos, lo importante es saber que no tiene por qué ser así.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Tenemos que entender que en medicina, cuando usamos el término “factor de riesgo”, nos referimos a ciertas características que poseemos o a comportamientos que aumentan nuestras posibilidades de contraer una determinada enfermedad.

La edad es el factor de riesgo más importante para el accidente cerebrovascular; Esto significa que cuanto mayor sea la persona, mayores serán sus posibilidades de sufrir un derrame cerebral.

Esto se debe a que el ACV ocurre con mayor frecuencia debido a la degeneración de los vasos sanguíneos, algo que lleva mucho tiempo en desarrollarse.

Otro factor de riesgo es el historial familiar; La posibilidad de sufrir un derrame cerebral aumenta si los padres o abuelos lo tuvieron.

Los dos factores de riesgo mencionados anteriormente tienen en común que no tenemos control sobre ellos; Nuestra edad y nuestros padres no son nuestra elección.

Pero hay otros factores que dependen de nosotros y del estilo de vida que elijamos.

¿Cómo evitar un derrame cerebral?

El estilo de vida es fundamental. El Dr. Louis Caplan, la principal autoridad mundial en ACV, dice en su libro “Stroke” que para evitar un accidente cerebrovascular, las personas tendrían que hacer algunos cambios.

Estos cambios incluirían dejar de fumar, evitar el alcohol, hacer ejercicio regularmente, tomarse un tiempo libre por placer, evitar engordar y disminuir la ingesta de alimentos ricos en grasas y colesterol.

El experto dice esto porque los principales factores de riesgo “modificables” son la hipertensión (el principal factor de riesgo de accidente cerebrovascular hemorrágico también), diabetes, colesterol alto, tabaquismo, alcoholismo, obesidad y sedentarismo.

Además de estos, también es importante que las personas que tienen problemas cardíacos realicen consultas regulares y sigan las instrucciones dadas por su cardiólogo.

¿Qué hacer cuando sospecha que alguien está sufriendo un derrame cerebral?

Bueno, hay tres actitudes simples que pueden identificar un derrame cerebral.

  • Primero, pídale a la persona que sonría y vea si hay alguna asimetría en su rostro.
  • Segundo, pídale a la persona que levante los brazos. Tenga en cuenta si hay debilidad en un lado.
  • Y, por último, observe la forma en que habla la persona y si hay algún cambio.

Si nota alguna anomalía en estos puntos, debe llamar al Servicio de Emergencia de inmediato.

Cada minuto corresponde a miles de neuronas salvadas o perdidas. Como se dijo antes, hay poco que hacer después de un accidente cerebrovascular.

Finalmente, lo que depende de nosotros para evitar un derrame cerebral es la decisión de adoptar un mejor estilo de vida.

Dr. Christian Ximenes, Médico Neurólogo

Volver